Publicidad

Grushenka “Grushenka EP” (El Genio Equivocado 2011)

Autor: | @indienauta

Grushenka EP

Me declaro fan absoluto del Shoegaze y de toda la corriente del C-86 desde hace muchos años. Por eso mismo, no las tenía todas conmigo cuando me dieron a conocer a Grushenka. Me daba un poco de miedo lo que pudiera hacer una banda española que apenas pasa de la veintena y que en sus influencias mencionan a The Jesus & Mary Chain (ya me había encontrado con casos parecidos, la gran mayoría de las veces con resultados nefastos, y no estaba muy ilusionado ante las cinco canciones que me iba a encontrar en el EP). Afortunadamente, los prejuicios están para romperlos, y estos cuatro chicos de Barcelona han hecho que un servidor se los coma con patatas.


Aquí hay talento, y mucho. Los catalanes se manejan de miedo con la distorsión, el ruido y esas melodías que hicieron de la banda de los hermanos Reid uno de los mejores grupos del planeta. Ellos cogen todas esas enseñanzas y las emplean con estilo, inteligencia y talento para sonar más que frescos. Para colmo, muestran una madurez bastante importante en sus letras, y de vez en cuando rinden un pequeño homenaje a sus ídolos -muy bien eso de San J de Los Planetas -.

No pueden empezar mejor con Mi estrategia vital, un tema agresivo, pero a la vez bastante melódico, que a un servidor le recuerda a los Sigue Sigue Sputnik (otro punto para ellos), y que funciona perfectamente de carta de presentación. Además es, junto con Visión Nocturna, la canción más potente del disco y la que, a priori, más puede impactar en una primera escucha. Eso sí, no es donde despliegan sus mejores argumentos. Esos están en Feliz y en Mi estrategia vita, dos temas que nos recuerdan a las dos vertientes de The Jesus & Mary Chain: en la primera tenemos un deja vu que nos traslada a la época en la que los escoceses dotaban al ruido de una sensibilidad pop, que muy pocos han logrado igualar en todos estos años; y en Feliz se ponen más íntimos y nos dejan un precioso tema muy en la onda de aquel Sometimes Always que hicieron los hermanos Reid con Hope Sandoval. Toda una joya.

Leyendo esto, podría parecer que no tienen personalidad, pero no es así. Simplemente, y como ya he comentado antes, saben muy bien cómo manejar las influencias que han mamado en estos últimos años, y cómo emplearlas de la manera adecuada.

Si los miembros de Grushenka fuesen ingleses, los medios ya los habrían elevado al Olimpo de las nuevas bandas; pero son españoles, y aquí necesitamos tres discos y seis giras para que alguien les empiece a hacer caso.

 

To Top