Publicidad

Grimes, “Art Angels” (4AD, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Grimes_art_angels

No cabe duda de que Claire Boucher, la chica que se esconde tras el nombre de Grimes, es una de las artistas con más talento de nuestros días (aunque tampoco hay que pasarse). La canadiense, que controla todo lo relacionado con su música – ella misma se encarga de la producción de sus discos, de las portadas, de dirigir los vídeos de sus singles…-, cuenta con el apoyo unánime la crítica, que elevó a los altares aquél sobrevaloradísimo “Visions”, su tercer trabajo, y el que la convirtió en esa especie de estrella del underground que es ahora. Con “Art Angels”, su cuarto álbum, quiere dejar de ser la “chica rarita” del pop, y acercarse a lo que podríamos llamar una música más convencional. Puede estar orgullosa, porque lo ha conseguido, y, además, lo ha hecho sin caer en los tics fáciles de estrella del pop de nuestros días.

La primera que avisa de este cambio es la propia Bucher, que define este disco como “una pintura con una amplia paleta de colores” y el anterior como “una pintura en blanco y negro”. No puede estar más acertada, todo el colorido que tienen algunas de las canciones de este álbum, es lo que hace su música más interesante. Algunos preferirán esa sosería llamada ‘Oblivion’ (una de las canciones más sobrevaloradas de los últimos años), pero Bucher no está por la labor de seguir por ese camino. Hace bien, porque cuando se vuelve más abiertamente pop, acierta de pleno. Buena muestra de ello es ‘Flesh Without Blood’, una canción que nos presenta a una Grimes muy cómoda en esta nueva faceta, y nos deja un tema que fácilmente podría llegar a todo tipo de público. Vamos, que más de una estrellona mataría por hit tan enorme como este. O por esa ‘California’ tan alegre, donde no puede evitar meter uno de esos alaridos que tanto gustan a sus seguidores. Por no hablar de que Madonna daría toda su musculatura por esa ‘Kill V. Maim’ tan potente y contundente.

Uno de las metas principales de este trabajo, era la de utilizar más instrumentación y no tirar tanto de las maquinas. En “Art Angels” encontramos guitarras, violines y pianos, por supuesto, tocados por ella misma, que le vienen de maravilla a unas cuantas canciones. Es el caso de la pegadiza ‘Artangels’, o de la maravillosa ‘Pin’, donde las guitarras están más que presentes. O de esa balada llamada ‘Easily’, donde el piano es el motor de la canción. Son tres temas que nos presentan a una Grimes mucho más directa, y no tan escurridiza como en el pasado. Eso sí, las guitarras le juegan una mala pasada en ‘SCREAM’, que resulta de lo más cansina.

No todo son aciertos en “Art Angels”. En su parte final baja un poco el listón (se ha pasado un poco con la duración), y su colaboración con Janelle Monáe es un popurrí de muchas cosas (esos beats que destrozan los oídos resultan insoportables), que acaba en una locura sin sentido. Afortunadamente, justo cuando ya pensábamos que estaba todo el pescado vendido, aparece ‘Butterfly’, y cierra el álbum igual de bien que lo empieza.

Con “Art Angels”, Grimes sí que demuestra que es una artista con un gran talento, que ha sabido adentrarse en terrenos más amables sin dejar de lado su particular forma de ver la música.

To Top