Publicidad

Gold Star, “Uppers & Downers” (Autumn Tone / Pias 2018)

Autor: | @sergiomiro

Nacido en Austria y establecido en Los Ángeles, Marlon Rabenreither juega al escondite a la hora de geolocalizar su música bajo el nombre de guerra Gold Star. Escuchar su tercer trabajo sin tirar de información puede despistarnos. Lo mismo podría tratarse un inglés con cierta pasión por el sonido americana (a la manera de un Richard Ashcroft en solitario, por ejemplo), o un americano particularmente anglófilo tan capaz de recrearse en el tipo de heridas de paso lento que encumbraron a Ryan Adams (Chinatown), como de hacer canciones melódicas de ritmo pesado por las que hoy mataría Liam Gallagher (Baby Face). A nivel temporal también la cosa juega a un par de bandas al mismo tiempo. Podríamos decir que es un disco muy noventero, pero refiriéndonos al tipo de disco que en los 90 calificaríamos de sesentero o setentero.

Sea como sea, el caso es que Rabenreither tiene un tipo de obsesiones muy diferentes a la que le tocarían a sus 29 años. Es un rockero de pro que se siente a gusto entre cacharros antiguos (el disco se ha grabado en un legendario estudio angelino por donde llegaron a pasarse leyendas como los Beach Boys o Frank Zappa), que compone estrofas en las que habla de calzarse sus botas Beatle, y que no se corta en reutilizar los acordes del Sweet Jane para un par de canciones que suenan a lo mismo, pero que no suenan igual.

Como avanza el título en su alusión a las subidas y las bajadas, pero también a los antidepresivos y a los calmantes, el disco se mueve entre las piezas de tono reposado (especialmente notorio es el tema titular, dominado por un gran sonido de órgano que amenaza con estallar en cualquier instante y que finalmente se queda en su sitio durante los cinco minutos que dura) y las más animadas, alguna incluso con vocación de himno rockero stoniano (Dani´s in Love), todas ellas interpretadas con la fuerte voz de Marlon y su tono chulesco y lisérgico.

Lo mejor de este disco es la sensación de que ya no nos solemos topar con trabajos así, aunque tampoco nos quede la sensación de que nos aporta algo que no tengamos ya registrado en algunas de las obras canónicas de nuestra colección.

Valoración: 6

To Top