Publicidad

Get Well Soon, “The Horror” (Caroline, 2018)

Autor: | @sergiomiro

“Hacer un disco escapista no era una opción; no es el momento para eso”. Así de contundente se muestra Konstantin Gropper, el multitalentoso músico alemán detrás de Get Well Soon, a la hora de justificar la solemnidad de su nuevo trabajo. Y es que, tras cantarle al apocalipsis en “The Scarlet Beast O´Seven Heads(2012) y a los vericuetos del amor en “Love(2016), Gropper reacciona ante el sombrío panorama que nos rodea como si fuera el perro arrinconado que ilustra la portada de este “The Horror: por un lado, asustado y por otro dispuesto a mostrarse amenazante y a defenderse a mordisco limpio.

Como adelanta el título, estamos ante una exploración de los mecanismos que rodean al miedo, la sensación de estar sobrepasado por los acontecimientos y el horror a veces injustificado que amenaza con encerrarnos en un infierno particular del que no siempre sabemos salir. La historia, nos cuenta, tiende a repetirse, pero saber lo que nos va a ocurrir no hace que nos sintamos menos indefensos ante el terror que nos acecha.

Siendo mucho más denso que su anterior y luminoso trabajo, tampoco es que estemos ante un disco deprimente o intimidante. Y es que a Gropper no le gustan las cosas demasiado obvias; cualquier matiz en medio de este canto al horror es bienvenido, desde las luces esperanzadoras hasta toques de humor más o menos obvio. Puede darnos la bienvenida al disco con el sonido de unos edificios derrumbándose (‘Future Ruins Pt.2’), pero sólo nos dejará escucharlos desde la lejanía y enseguida quedarán tapados por la sección de cuerda y por los cantos tunecinos de Ghalia Benali.

Los arreglos orquestales (siempre complejos y siempre a la altura del prestigio paralelo de Gropper como arreglista y compositor de bandas sonoras) suenan más contundentes y grandilocuentes que nunca, pero siempre abiertos a la belleza y a la melodía capaz de emocionar. No obstante, en piezas como ‘Nightmare Nº1 (Collapse)’, volvemos a encontrarnos con lo más parecido a una versión del Neil Hannon más lírico, cambiando la ironía inglesa de éste por un más gélido sentido del humor germánico.

Curiosamente, las tres pesadillas numeradas que se distribuyen por el disco se encuentran entre las piezas musicalmente más optimistas, en las que la orquesta y las melodías vocales juguetean con el jazz, el cabaret o el vodevil.

Los horrores también se ocupan de los debates de género tan en boga, En la notable ‘Nightjogging’, inspirada en los escritos de Rebecca Solnit, encontramos frases tan contundentes y claras al respecto como la que dice: “no deberíamos asustar a nuestras hijas / deberíamos enseñar a nuestros hijos”.

El particular mundo de Get Well Soon ha vuelto a perder la capa de accesibilidad que había ganado con “Love”, pero eso no quita que estemos ante uno de los creadores más interesantes y completos de la actualidad, y que por tanto haya que prestar atención a sus reacciones naturales ante cosas que no pueden dejar impasible a ningún alma sensible.

Valoración: 6,9

To Top