Publicidad

Franz Ferdinand “Right Thoughts, Right Words, Right Action” (Domino Records, 2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

franz-ferdinand-right

Cuando hablamos de Franz Ferdinand tenemos que ser conscientes de que nunca van a superar su debut. La de Alex Kapranos es una de esas bandas con un primer álbum demasiado perfecto, que, para colmo, salió en el momento oportuno. Así que tenemos que enfrentarnos a sus discos de una manera diferente: hay que fijarse en lo muchos aciertos que tienen y no si van a ser tan buenos como aquel. Y este Right Thoughts, Right Words, Right Action tiene unos cuantos aciertos, aunque también unos cuantos fallos.

Los de Glasgow vuelven a mostrar los tics de siempre (guitarras saltarinas con riffs cortantes y ritmos bailongos), pero por el camino nos dejan media docena de canciones notables. Se han olvidado del toque electrónico que tenía su tercer trabajo y vuelven a tirar del rock de sus comienzos. No es que se tengan que arrepentir de Tonight: Franz Ferdinand (no tienen por qué), pero sí es cierto que la gente les reclamaba esos hits del pasado, y aquel disco estaba un tanto falto de ellos. Con esta premisa se han embarcado en este cuarto trabajo y, en algunos momentos, logran que haya canciones que no tengan nada que envidiar a Take Me Out o Michael. Pero parece que no querían hacer sólo ese tipo de canciones, y ahí es donde han cometido el error.

Es innegable que con canciones como Right Action o Love Illumination (con un teclado de los que llevan una canción hasta arriba) han conseguido ampliar su lista de “clásicos” con los que botar en un concierto. Y no son las únicas: ahí está la aceleradísima Bullet para demostrar que pueden seguir haciendo cosas brillantes saliéndose un poco del patrón –algo que no hacen en Evil Eye, donde los Talking Heads (y un toque Need You Tonight de INXS) vuelven a ser la influencia más notable–. Tampoco se dejan llevar por la originalidad en Stand On the Horizon, que es lo que podríamos llamar un tema Franz Ferdinand de manual. Lo bueno es que, aunque nunca entrarían en lo mejor de su repertorio, funcionan bien. Sobre todo la segunda, que tiene un magnifico estribillo y un puente con unos teclados muy resultones.

No es una novedad que Franz Ferdinand hagan un tema de corte muy pop. Ya lo hicieron en aquella canción tan Beatles llamada Eleanor Put Your Boots On, y ahora repiten jugada en Fresh Strawberries. La novedad es que aquí meten un estribillo a lo Beach Boys absolutamente maravilloso. Lástima que Brief Encounters, su otra incursión en el pop sixties, no les haya salido tan bien. De hecho, es un tema aburrido y sin ningún tipo de chicha, en el que han querido hacer algo diferente y les ha salido rana. Y es que en la parte final del álbum es donde han decidido que ya bastaba de hits para bailar. Tan solo Treason! Animals, con su acertado teclado final, logra salir airosa. En los otros temas hay buenas ideas y malas ejecuciones. No se puede tardar dos minutos en llegar a un estribillo, por mucho que el estribillo sea de lo más decente (sobre todo si la canción no tiene nada más). Eso es lo que pasa en The Universe Expanded, que podría haber sido una gran canción con un poco de esfuerzo por su parte. Y junto a estos temas algo más mediocres, también hay un despropósito llamado Goodbye Lovers & Friends, con el que cierran el disco de una forma un tanto extraña.

En resumen, Franz Ferdinand no deberían meterse en berenjenales de los que luego no saben salir, porque lo que hacían muy bien en el primer disco lo siguen haciendo estupendamente.

To Top