Publicidad

FFS, “FFS” (Domino Records, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

FFS2

Las colaboraciones entre grupos que han dado buenos resultados casi se pueden contar con los dedos de una mano. Por lo general, suelen ser discos en los que se intercalan canciones del estilo de cada banda, y pocas veces fusionan su música con éxito. Este no es el caso de FFS, la alianza entre Franz Ferdinand y Sparks, que funciona a la perfección y suena exactamente como uno se podría imaginar. Aquí no hay una lucha de egos. Se han preocupado en  hacer algo interesante con los ingredientes que puede aportar cada uno.

A priori, los escoceses y los norteamericanos no tienen nada que ver, pero su música se complementa de maravilla. La teatralidad de Sparks casa estupendamente con la factoría de hits de Franz Ferdinand, y juntos logran dar con un disco fresco y lleno de grandes canciones. Quizá tiene mucho que ver el que los de Los Ángeles estén más comedidos que nunca (sus locuras tienen poca cabida en este trabajo). A cambio, sí que han aportado parte de su faceta más electrónica. Con ella, y con los estribillos de los de Kapranos, se sacan de la manga canciones tan interesantes como ‘Call Girl’, ‘So Desu Ne’ o ‘The Man Without a Tan’. Pero es en los singles y en los hits del álbum donde más aciertan. A las ya conocidas ‘Johnny Delusional’, y ‘Piss Off’, dos temas que ya tienen un hueco entre lo mejor de 2015, se unen ‘Police Encounters’, en la que sí se podría decir que Franz Ferdinand han impuesto su criterio, y ‘Save Me From Myself’, que cuenta con uno de los mejores estribillos del disco y es, además, donde mejor consiguen fusionar sus estilos.También hay que destacar la irónica ‘Collaborations Don’t Work’, que empieza con la única locura de Sparks en todo el álbum, se va convirtiendo poco a poco en un delicioso hit de Franz Ferdinand, y termina volviendo al principio, con esa extraña forma de ver la música que tienen Sparks. Pero no todo el monte es orégano. En algunas ocasiones, la colaboración no termina de funcionar. Es el caso de ‘Little Guy From The Suburbs’ y ‘Things I Won’t Get’, que son un poco sosas y bajan el ritmo del disco.

Aunque tiene algunos altibajos, este primer trabajo de FFS funciona muy bien e incluye una buena cantidad de grandes canciones.

To Top