Publicidad

Father John Misty, “I Love You, Honeybear” (Bella Union, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

father john misty

En estos tiempos en los que das una patada a una piedra y salen cien artistas de folk, es difícil destacar dentro de este estilo. Father John Misty es uno de los que lo ha logrado. Aprovechando su nuevo seudónimo (en realidad es el último proyecto de Josh Tillman), no ha tenido ningún problema en explorar nuevos sonidos y no ceñirse al folk de manual. En su primer trabajo ya encontrábamos algún tinte electrónico, y en este segundo va mucho más allá. A lo largo de los 44 minutos que dura “I Love You, Honeybear” podemos escuchar trompetas mariachis, orquestaciones, ritmos bossanova, y algún que otro corte totalmente electrónico. Estamos ante un trabajo tremendamente ecléctico y muy adictivo.

I Love You, Honeybear” es un álbum conceptual en el que Misty se desnuda sentimentalmente y cuenta parte de su vida; especialmente de la época en la que conoció a su mujer, que le rescató de ser un tipo narcisista y antisocial. En el disco también hay cabida para temas políticos y sociales. En ‘Bored In The USA’ ataca el capitalismo y la obsesión que tienen los norteamericanos por la belleza y los medicamentos. Además, no se corta lo más mínimo, y mete unas risas enlatadas, como si estuviera interpretando un papel cómico en una sitcom.

Musicalmente, Tillman se ha dejado llevar por algunos de los ídolos de su infancia, y para este disco ha intentado sonar como el primer Scott WalkerHarry Nilsson, o Randy Newman. En cortes como ‘When You’re Smiling and Astride Me’, o en ‘Nothing Good Ever Happens At The Goddamn Thirsty Crow’, lo ha conseguido, y ha sacado al cantante clásico que lleva dentro. Pero no es donde está más acertado; para eso hay que irse a la primera parte del disco, donde prácticamente no encontramos ninguna pega. Ahí triunfa con el precioso tema orquestal que da título al álbum, con la bossanova pop de ‘Chateau Lobby 4 (in C for Two Virgins)’, con la electrónica minimalista de ‘True Afection’, y con el toque 50s de ‘The Night Josh Tillman Came To Our Apt.’. Todas y cada de una ellas funcionan en su estilo, y nos deja ver a un Tillman realmente inspirado. Y lo mejor es que las buenas noticias no se acaban aquí. A lo largo del disco nos va dejando algunas baladas realmente buenas, como es el caso de ‘Strange Encounter’ y su pegadizo estribillo, o la muy emocionante ‘Holy Shit’. Quizá, a la única canción que sí se le puede poner alguna pega es a ‘The Ideal Husband’, que cuenta con un toque rock que no le va mucho (ni a él, ni al disco).

Con “I Love You, Honeybear”, Father John Misty confirma su enorme talento y nos deja lo que, a buen seguro, será una de las obras cruciales de este 2015 que acaba de empezar.

To Top