Publicidad

Espanto, “Fruta y Verdura” (Austrohúngaro, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

espanto-600x600

Somos muchos los que hemos coqueteado con la idea de mandar a la mierda los horarios maratonianos de oficina, tirar el móvil a la basura, y marcharnos a una isla desierta, o a plantar tomates en mitad de la nada. Apenas tenemos tiempo para el ocio, y parte del que tenemos libre lo gastamos en redes sociales, y demás cosas que solo nos llenan momentáneamente. Unas obligaciones y necesidades de las que Espanto intentan huir. O por lo menos eso es lo que nos dejan ver en “Fruta y Verdura”, su último trabajo, y la fantasía perfecta para los que desean no pisar una oficina nunca más.

“Despertarás entre sudores fríos una mañana, te darás media vuelta, ni saldrás de la cama, temblarás, de nada servirán ya las mantas, arderás eternamente entre las llamas”. Así de buen rollistas están en ‘Morirás’, la canción que abre el álbum. Entre sintetizadores espaciales y ensoñadores, van inundando de pesimismo los primeros minutos del disco, con una canción que, por otra parte, te conquista por su hermosura. Y es que, ya es habitual encontrarse con muchos estilos diferentes en cada disco de Espanto. Aquí hay de todo, y sin pestañear, pasan del dream-pop del primer tema, a esa especie de synth-rock acelerado que es ‘Un Loco en una Isla’. De ahí, al folclore más tradicional de ‘Atravesado por el Rayo’, y al lounge con sabor a banda sonora de ‘La Selva’. Sin olvidarnos del glam en ‘Lágrima de Glitter’. Todas ellas notables.

Las estadísticas dicen que los discos eclécticos no suelen funcionar, pero Espanto han logrado colarse en el selecto grupo de las excepciones. No solo funciona como disco en conjunto (gran parte del álbum habla de lo mismo), también lo hacen sus temas por solitario. Así, en la segunda parte del álbum, reinciden en dejar la vida diaria atrás, y alejarse de las preocupaciones del día a día. Es el caso del afro-pop delicado de ‘Mal Salvaje’ que, con ese estribillo lleno de campanitas, te conquista a las primeras de cambio. O de la tranquilidad de ‘Espíritu del Bosque’, en la que piden una jornada reducida y amor. Y, por supuesto, no se olvidan de su obsesión por los animales, y acaban con un tema llamado ‘El Tigre y Yo’. Es el corte que eligieron como primer adelanto del álbum, y también el más escurridizo. En parte, porque casi se va a los siete minutos, y en parte, por ese toque misterioso que adornan con las guitarras más potentes de todo el álbum.

Con “Fruta y Verdura”, Espanto ponen el listón muy alto, y dan con su mejor colección de canciones hasta la fecha.

Valoración: 8,4

To Top