Publicidad

Eliot Sumner, “Information” (Island Records, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Eliot-Sumner-Information-2016-2480x2480

Eliot Sumner tiene cualidades de sobra para que no se la trate como “la hija de Sting”, pero también cuenta con otras que hace inevitable que hablemos de ella como la hija del líder de The Police. Esta contradicción se debe a su voz, y a su forma de cantar, que recuerdan una barbaridad a su padre. Además, para colmo, toca el bajo y se mueve igual que él. Lo bueno es que, aparte de eso, su música tiene muy poco que ver. Así, nos encontramos con un trabajo en el que parece que estamos escuchando a Sting poseído por la influencia del pop oscuro de los ochenta. Algo que se quedaría en una mera curiosidad, si no fuera porque el disco está plagado de temas realmente interesantes, en el que Sumner demuestra que el talento puede ser hereditario.

Information” no es la primera muestra de lo mucho que puede hacer esta chica, ya dio buena cuenta de su talento en el debut de I Blame Coco, banda con la que llegó a tocar en festivales tan importantes como el FIB o Glastonbury. Pero es ahora cuando se atreve a iniciar su carrera como solista. Su debut es oscuro, cuenta con unos teclados que recuerdan a muchas bandas de los primeros ochenta, y en él nos deja claro que no le tiene miedo pisar el pedal de distorsión de vez en cuando. A veces incluso demasiado, como es el caso de ‘Halfway To Hell’, que tira un poco para atrás con sus guitarras crudas y macarras. Afortunadamente, estas no vuelven a salir mucho a relucir, tan solo en ‘I Followed You Home’, donde está mucho más acertada, ya que los teclados le roban el protagonismo a las seis cuerdas, y en la épica ‘Come Friday’, en la que pasa tres cuartos de lo mismo.

Si hay algo que hace especial a este disco, son esos cortes intrigantes y contenidos, a los que Sumner da un sutil baño de electrónica. De hecho, empieza el disco con ‘Dead Arms & Dead Legs’ e ‘Information’, dos de los mejores, y dos de los más diferentes. Toda la prudencia que emplea en el primero, que es un tema tranquilo, sin sobresaltos, se va al garete en el segundo, donde nos deja los siete mejores minutos del disco. Una vez más, las líneas de teclado vuelven a ser las protagonistas, pero esta vez no están solas, y Sumner se desata con un estribillo épico y un ritmo frenético, el cual cobra mucha más vida en los tres minutos instrumentales finales. Hay algún corte más del álbum que es notable y primo-hermano de este, como ‘Let My Love Lie On Your Life’, pero no llega a ser tan grande. Sin embargo, sí se le acerca ‘After Dark’, más pop y menos esquivo, pero absolutamente brillante. Eso sí, junto a ‘Say Anything You Want’, fallido por ser demasiado evidente, es de los momentos que más puede recordar a lo que hacía su padre. Y es que, en la segunda mitad del disco, esta menos acertada, y al intentar hacer cosas diferentes, se pone un poco más irregular. Consigue ir muy arriba con ‘What Good Could Ever Come Of This’, otro de los puntos fuertes del álbum, pero se estrella en la sosa ‘Firewoods’ y en la experimentación electrónica de ‘Species’. Curiosamente, en ‘In Real Life’, el bonus track, vuelve a recuperar el pulso. Aunque sí es cierto que, el tono más rock que tiene, no casa mucho con la línea que sigue en el resto del disco.

Eliot Sumner puede estar orgullosa con su debut en solitario, ya que se ha sacado de la manga un trabajo notable, que contiene un buen puñado de canciones que demuestran que es mucho más que la hija de Sting.

Valoración: 7,8

To Top