Publicidad

El Último Vecino, “Voces” (Canada / Club Social, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

el_ultimo_vecino_voces

Una de las cosas que comenta Gerard Alegre Dòria en los capítulos sobre la grabación de este disco que ha subido a YouTube, es que ha querido quitarse un poco de encima el sonido de los ochenta que tanto planeaba por su debut, y fijarse más en el del principio de los noventa. Es un comentario que hace respecto al mayor protagonismo que hay de la voz en su segundo trabajo, pero no creo que se pueda aplicar al resto de los aspectos del álbum. Principalmente, porque Dòria tiene ese carisma y ese talento que tenían los grupos de los ochenta. Bandas como Radio Futura, El Último de la Fila, o Golpes Bajos, que traspasaron la frontera de lo minoritario a lo mayoritario a base de talento, ingenio y mucho carisma. Ahora mismo, conseguir lo que consiguieron esas bandas es casi imposible, el mercado es muy diferente y no funciona igual, pero no está de más recordar que El Último Vecino sería un firme candidato a conseguirlo.

¿Es “Voces” un disco continuista? Sí, pero esto no es nada malo. Hay que recordar que tan solo es su segundo trabajo, y ningún grupo, ni siquiera los más grandes, han hecho un giro drástico en la continuación de su debut. Además, no es que Dòria haya calcado su primer álbum, tan solo ha utilizado parte de los mismos ingredientes. Y digo parte, porque hay también hay cosas nuevas. Para empezar, es un disco más luminoso, menos casero, y cuenta con una producción mucho más limpia. Es más, se podría decir que es un álbum más accesible para el gran público, donde no hay temas esquivos como ‘Los Nuevos Vecinos’, y sí cortes más pop y menos electrónicos como ‘Mi Escriba’, en la que se ha dejado llevar, con mucho acierto, por su pasión por El Último de la Fila. También hay un cambio importante en el envoltorio de las canciones y, aunque el pop electrónico sigue siendo el ingrediente principal, hay un cierto acercamiento al pop de guitarras de sus adorados ochenta. Digamos que hay más The Smiths, y menos OMD. Solo hay que escuchar la genial ‘La Noche Interminable’, en la que es más que evidente el parecido con el ‘Some Girls Are Bigger Than Others’.

“Tú ya estuviste destrozada antes de conocerme”, así de tajante empieza Dòria esta media hora de música. El de Barcelona se ha convertido en un experto hacedor de frases efectivas y directas, con las que consigue que sus canciones se queden a la primera en el subconsciente del oyente. Ocurre con esta pequeña maravilla llamada ‘Antes de Conocerte’ con la que abre el disco, y con prácticamente todo el álbum, en el que cualquier tema podría ser un single. Aunque sí es cierto que algunas son más directas que otras, como la épica ‘Una Especie de Costumbre’, la synthpopera ‘Mi Amiga Salvaje’, o la dulce ‘La Entera Mitad’, que fue el acertado primer adelanto. Eso sí, tampoco se olvida de esos cortes más acelerados que le valen para disfrutar de lo lindo bailando encima de un escenario. De hecho, termina el disco a lo grande con ‘La  Selva’, uno de ellos.

Entre frases para la posteridad, beats acelerados, y melancólicas líneas de sintetizador, El Último Vecino consigue hacerse con 30 de los mejores minutos de música de lo que llevamos de año. Y ya van dos veces seguidas.

Valoración: 8,4

To Top