Publicidad

El Columpio Asesino “Diamantes” (Mushroom Pillow 2011)

diamantescolumpio

Curtidos en mil batallas, El Columpio Asesino son un grupo de excesos. Excesos que se traducen en una amalgama de efectismo sonoro y afecciones por lo amoral, en un abanico de historias truculentas que rayando lo bizarro, son contadas sin paños calientes.diamantescolumpio

Curtidos en mil batallas, El Columpio Asesino son un grupo de excesos. Excesos que se traducen en una amalgama de efectismo sonoro y afecciones por lo amoral, en un abanico de historias truculentas que rayando lo bizarro, son contadas sin paños calientes.


Diamantes es el cuarto disco de los pamplonicas, una historia de vicio nocturno y diversión lisérgica, en la que no cabe el corazón y solo hay abdomen y bajo vientre. Diamantes es un disco que cuenta una noche larguísima, una fiesta vivida con desenfreno donde tienen cabida la euforia y la bajona, el sexo en el baño, las drogas (MDMA y alcohol) y finalmente los remordimientos. Los excesos de los que hablábamos al comienzo.

Un zumbido distorsionado y un coro femenino nos recibe en "Perlas", dando paso a un ritmo sincopado marcado por una batería tratada, que nos comienza timidamente a hacer mover los pies. "Toro" une el punk y el baile, aglutinando potentes riffs y ritmos cadenciosos y posee uno de esos estribillos que quedará para la posteridad: "Te voy a hacer bailar toda la noche, nos vamos a dormir no quiero reproches, carretera y speed toda la noche".

Sofisticados e innovadores, Diamantes también tiene cierto regusto añejo, recordando en algunos pasajes a grupos de los ochenta como Los Nikis o Radio Futura, así "Dime que nunca lo has pensado" recuerda a "La Estatua del Jardín Botánico". La trémula "On The Floor" incita descaradamente al baile, con su compás incendiario y una vocalización que se arrastra entre tormentas de electricidad.

Diamantes es un disco profundamente reflexivo, donde hay angustia y urgencia, asfixia y claustrofobia bajo capas de superficialidad. Un punto de inflexión en la carrera de El Columpio Asesino.

Jenny Hval, “Blood Bitch” (Sacred Bones, 2016)

jennyhval

-¿De qué va el disco, Jenny? -De Vampiros -¡No! -Bueno, es algo más que eso,... Leer más

Roger Sincero & Javier de Torres, “Was Your Tie Black?” (Altafonte, 2016)

roger-sincero-javier-torres

La colaboración entre Roger Sincero y Javier De Torres ha sido tan épica que tenía que acabar... Leer más

Cymbals Eat Guitars, “Pretty Years” (Synderlin, 2016)

Con lo bien que pintaban las cosas para Cymbals Eat Guitars cuando comenzaron (ser nombrados... Leer más

El Lado Oscuro de la Broca,”Poderosa” (El Genio Equivocado, 2016)

Si en vez de El Lado Oscuro de la Broca se llamasen The dark drills —The dark side of the... Leer más

Mykki Blanco, “Mykki” (!K7 Records, 2016)

Estamos en una sociedad de barreras difusas y multiplicidad de opciones de identidad. Tomemos a... Leer más

Syd Arthur, “Apricity” (Caroline, 2016)

Resulta imposible mencionar Canterbury en una conversación sobre música sin que salga a... Leer más

Katy Goodman & Greta Morgan, “Take It, It’s Yours” (Polyvinyl Records, 2016)

No es fácil plantarse ante diez canciones ajenas y darles una personalidad propia. Y mucho... Leer más

Michael Kiwanuka, Love & Hate (Polydor 2016)

Permítanme que empieza quitándole el foco al protagonista. Hablemos de las coristas. Ya el... Leer más

To Top