Publicidad

Dum Dum Girls “Too True” (Sub Pop, 2014)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Dum-Dum-Girls-Too-True

Dee Dee Penny lo tiene muy claro: no quiere que sus Dum Dum Girls se estanquen y se queden como otro grupo de chicas más. Su proyecto ha pasado por varias etapas, y en cada una de ellas ha sabido cómo hacer funcionar ese nuevo giro. Empezaron con aquel asombroso disco de debut en el que despachaban una tremenda colección de hits de garage-pop, pero, en su segundo álbum y en el posterior Ep, se fueron hacia la oscuridad y la calma, y ahí fue donde pudimos ver todo su potencial. Ahora vuelven con otro cambio, y se nos van directas a los ochenta. Pero no nos engañemos, porque el cuero, la oscuridad y el toque garage siguen estando ahí. Eso sí, ahora son mucho más melódicas, trabajan los estribillos y nos recuerdan que en aquella década existían grupos como The Go Go’s.

Se mire por donde se mire, “Too True” es una joya del pop actual. Las angelinas se han ido a la década de las hombreras y los excesos estilísticos, pero por el camino no se han dejado su personalidad. Dee Dee se ha convertido en una Siouxsie del pop –oscuro, pero pop al fin y al cabo–. Y también ha dejado de lado parte de la tristeza que desprendían las letras de “End Of Daze” –influidas por la muerte de su madre–. Sus letras vuelven al amor y, entre medias, tiene tiempo para hablar de la inadaptación social, o para rendir un homenaje al escritor Arthur Rimbaud, uno de los más influyentes en la cultura gótica.

En el plano musical hay algún cambio significativo, han bajado el nivel de distorsión y se han esforzado más en dar con la melodía perfecta. Además, las canciones suenan mucho más limpias. La culpa es de Sune Rose Wagner, el líder de The Raveonettes, que últimamente está que se sale con esto de la producción (suya es la del último de Crocodiles). El danés repite a los mandos (junto a Richard Gottehrer) y se nota que les tiene pillado el punto. Ha logrado crear un sonido uniforme y coherente con lo que hacen. Todo está estudiado para que este trabajo suene como si fuera un disco de 1985. Incluso en los temas más oscuros, como Lost Boys And Girls Club (un claro homenaje a la película “The Lost Boys”), o en ese pedazo de baladón llamado Trouble Is My Name, con el que cierran el álbum, encontramos esa coherencia de conjunto. En los hits de pop es donde dan lo mejor de sí. Están sembradas cuando se trata de dar con el estribillo perfecto y lo demuestran muy bien en Rimbaud Eyes y, sobre todo, en Too True To Be Good, una canción muy pop que es lo mejor de todo el disco. En ninguna de las dos pisan demasiado el pedal de distorsión, algo que tan solo hacen a mitad de Little Minx, donde entra una guitarra contundente que te deja maravillado.

Otro de los aciertos de este “Too True” es que también están muy inspiradas con las baladas y tiempos medios. Ya lo habían demostrado en sus dos entregas anteriores, y aquí lo perfeccionan. Sus temas ya no son tan oscuros, y canciones como Are You Okay o Under These Hands podrían haber sido todo un éxito en las radio-fórmulas de los ochenta –ahora es imposible–. Eso, aunque pudiera no parecerlo, es muy bueno; tanto como este disco que, desde ya, se convierte en su mejor trabajo. Un fuerte aplauso para ellas.

Lo puedes escuchar aquí.

To Top