Publicidad

DMA’S, “Hills End” (BMG, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

DMAS-Hills-End-e1453175113873

¿Se puede hacer algo decente teniendo como principal referencia el Brit-Pop de los 90 y una banda como Oasis? Pues sí, y los australianos DMA’S están aquí para demostrarlo. No es que nosotros tengamos algo en contra de aquel movimiento que invadió el mundo hace dos décadas, pero el exceso no es bueno, y de la frescura e himnos populares de los primeros años, pasamos a las malas imitaciones y el aburrimiento de los últimos años. Por eso es complicado fiarse de un grupo que está orgulloso de que le comparen con la banda de los hermanos Gallagher (hasta visten igual que ellos), los cuales han tenido demasiados imitadores. Pero, de alguna manera, estos tres chavales de Sydney, han logrado dar con la tecla para crear pegadizos temas de pop guitarrero que resultan frescos desde la primera escucha.

Hills End” es uno de los trabajos más esperados en Australia, donde hace meses que llenan salas relativamente grandes. No es para menos, los singles y el Ep que han editado desde 2014 han tenido un gran éxito, y los han sacado de gira por buena parte del mundo (estuvieron en la pasada edición del FIB) . Como es lógico, algunas de esas canciones, como ‘Lay Down’, ‘Delete’ y ‘So We Know’, también aparecen en este debut. Son tres temas muy potentes que, además, muestran sus dos facetas. En la primera nos dejan ver lo fácil que les resulta hacer un hit. Tan solo necesita un buen riff de guitarra, algo de potencia, y un cantante que sabe cómo arrastrar las palabras al cantar (al más puro estilo Liam). Sin embargo, en las otras dos, se relajan bastante, cogen la acústica y tan solo pisan el pedal de distorsión al final. Y es que, su instrumento principal es esa acústica, pero no pueden evitar hacer un poco de ruido de vez en cuando. Hacen bien, porque de esa fusión de sonidos limpios y sonidos más sucios, es de donde salen sus mejores canciones. Temas como ‘Too Soon’, ‘In The Moment’ o la luminosa ‘Straight Dimensions’, les acercan más al principio del Brit-Pop, a bandas como The La’s o The Lightning Seeds, y eso siempre es bueno. Lo cual no significa que no sepan endurecer su sonido. Ahí está esa potente ‘Timeless’, con la que abren el disco con una buena dosis de guitarras, y ‘Melbourne’, en la que hacen tres cuartos de lo mismo.

Quizá, en la parte final del disco, están un poco menos acertados. Y es que, al intentar hacer algo diferente, se quedan un poco a medias. Es el caso de ‘Blown Away’, una balada cubierta de un manto electrónico, que no está mal, pero se hace un poco larga. Están un poco más atinados en ‘Play It Out’, que si no fuera por esa producción, un poco más lo-fi que la del resto del álbum, sería otro hit rotundo. Afortunadamente, entre medias, nos dejan ‘The Switch’, otro medio tiempo delicioso.

Según dicen, cada vez que le preguntan a Noel Gallagher sobre ellos, se va por las ramas y asegura que no les ha escuchado. El día que lo haga se va a morir de envidia, porque DMA’S han sacado ese disco que los fans de Oasis no paran de pedirle, y que él es incapaz de hacer.

Valoración: 8

To Top