Publicidad

Destroyer, “Ken” (Dead Oceans, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Los últimos años de Margaret Thatcher como primera ministra británica, fueron convulsivos y sacaron a una buena parte de la clase trabajadora de su país a las calles –no obstante, tuvo que dimitir en 1990-. Entre esa clase trabajadora estaban algunas de las bandas más importantes del Reino Unido, que lanzaron sus dardos en contra de la política conservadora. Esos dardos llegaron en forma de canciones, y de discos que, a la larga, se han convertido en míticos. Unos discos que han servido de influencia a Dan Bejar para crear el nuevo álbum de Destroyer, que bebe de todo lo que sonaba en Inglaterra a finales de los ochenta. Aunque, curiosamente, su nombre, viene de una canción de Suede. Y es que, en un principio, ‘The Wild Ones’, de la que Bejar dice que es una de las mejores baladas de los últimos 100 años, se iba a llamar ‘Ken’.

Al igual que sus trabajos anteriores, “Ken” es un álbum ecléctico, y en él, el canadiense, vuelve a dar un giro a su música. Aquí se olvida del toque orquestal que tenía su anterior disco, el notable “Poison Season”, y nos entrega un álbum mucho más sencillo, en el que no hay espacio para la grandilocuencia. Como ejemplo tenemos ‘In The Morning’ y ‘Cover From The Sun’, dos canciones directas, pero a la vez, muy diferentes. En la primera estamos ante un tema deudor de los primeros New Order; esos que todavía no se habían quitado de encima a Joy Division. Por cierto, que la influencia de los de Manchester planea en las guitarras de casi todo el álbum. Sin embargo, en la segunda, nos encontramos con un luminoso tema de pop guitarrero realmente irresistible. Y si nos vamos ‘La Regle du Jeu’, vemos que no tiene ningún problema en enfrentarse al pop sintético de esa década.

Otro de los aciertos del disco, es que Bejar no se olvida de su “Kaputt”. Ese disco, con el que enganchó a una gran cantidad de público a su música, también está presente aquí. Solo hay que escuchar esa preciosidad llamada ‘Tinseltown Swimming In Blood’, en la que vuelve a los saxos y al pop elegante. Un sonido que también se puede apreciar en las más minimalistas ‘A Light Travels Down the Catwalk’ y ‘Rome’, donde coquetea con sonidos más electrónicos. Pero no penséis que se imita a sí mismo. Sí que remite a su sonido de hace unos años, pero lo fusiona con este nuevo toque más guitarrero. Algo que resulta evidente en las sobresalientes ‘Sometimes In The World’ y ‘Stay Lost’.

Dan Bejar vuelve a cambiar de rumbo, y vuelve a salir airoso del cambio. Además, esta vez le ha quedado un trabajo más redondo de lo habitual. El mejor de su carrera junto a “Kaputt”.

Valoración: 8,3

To Top