Publicidad

Delco “Sophomore” (2Fer Records 2009)

delcocover

La ecuación es sencilla: beber de los clásicos, dominio de los instrumentos, e historias sinceras que contar. "Sophomore" es el resultado de despejar las incógnitas de esta sencilla ecuación, en cuya resolución Delco han tardado casi tres años. Se trata de su segundo disco, esta vez producido por Santi García, más oscuro y melancólico en cuanto al sonido que su predecesor "Beautiness".
delcocover

La ecuación es sencilla: beber de los clásicos, dominio de los instrumentos, e historias sinceras que contar. "Sophomore" es el resultado de despejar las incógnitas de esta sencilla ecuación, en cuya resolución Delco han tardado casi tres años. Se trata de su segundo disco, esta vez producido por Santi García, más oscuro y melancólico en cuanto al sonido que su predecesor "Beautiness".



Si como dice el psiquiatra y antropólogo Phillip Brenot, la creatividad es un reflejo de la situación mental, los de Madrid son mas maduros que en 2006, fruto de la edad y las experiencias motivadas por su primer disco y la gira que conllevó y eso se tiene que reflejar en su música. Aunque los patrones y las influencias sean las mismas que entonces, Teenage FanClub, Wilco, Gigolo aunts, The Pastels, su discurso ha evolucionado. El tono es amable y acústico, cercano al pop - folk nortemericano, aunque también hay lugar para flirteos con el rock. Las diez canciones que conforman el disco están firmadas por la banda al completo, excepto "Old Dyin´Tadition", co-escrita con Santi García, que también toca la guitarra eléctrica en varias canciones. De lo mejor del disco, el cameo con Ramón Rodríguez (The New Raemon), en "Fireworks & Jacuzzi bubbles". Y es que si el disco pone el listón bien alto desde la primera canción, para mi es las tres canciones que cierran el disco donde residen las melodías mas bellas. A la nombrada "Fireworks & Jacuzzi bubbles", unanle "The only gaps" y "Guts", y nos hallamos ante una trilogía de canciones preciosas con una voz que sube el timbre hasta adquirir una tonalidad sumamente emocional.

En definitiva, nos hallamos ante un disco muy cuidado, en el que cada detalle refleja un cariñoso trabrajo.


 

Jenny Hval, “Blood Bitch” (Sacred Bones, 2016)

jennyhval

-¿De qué va el disco, Jenny? -De Vampiros -¡No! -Bueno, es algo más que eso,... Leer más

Roger Sincero & Javier de Torres, “Was Your Tie Black?” (Altafonte, 2016)

roger-sincero-javier-torres

La colaboración entre Roger Sincero y Javier De Torres ha sido tan épica que tenía que acabar... Leer más

Cymbals Eat Guitars, “Pretty Years” (Synderlin, 2016)

Con lo bien que pintaban las cosas para Cymbals Eat Guitars cuando comenzaron (ser nombrados... Leer más

El Lado Oscuro de la Broca,”Poderosa” (El Genio Equivocado, 2016)

Si en vez de El Lado Oscuro de la Broca se llamasen The dark drills —The dark side of the... Leer más

Mykki Blanco, “Mykki” (!K7 Records, 2016)

Estamos en una sociedad de barreras difusas y multiplicidad de opciones de identidad. Tomemos a... Leer más

Syd Arthur, “Apricity” (Caroline, 2016)

Resulta imposible mencionar Canterbury en una conversación sobre música sin que salga a... Leer más

Katy Goodman & Greta Morgan, “Take It, It’s Yours” (Polyvinyl Records, 2016)

No es fácil plantarse ante diez canciones ajenas y darles una personalidad propia. Y mucho... Leer más

Michael Kiwanuka, Love & Hate (Polydor 2016)

Permítanme que empieza quitándole el foco al protagonista. Hablemos de las coristas. Ya el... Leer más

To Top