Publicidad

Deerhoof “Breakup song” (ATP 2012)

Autor: | @sergiomiro

deerhoofbreakupsong

Breakup song, “Canción de ruptura”… Que nadie se alarme, que este peculiar combo de San Francisco no ha decidido de repente ponerse lúgubre y obsequiarnos con su “disco de divorcio” en la línea del Blonde on blonde (1975) de Dylan.


Ni mucho menos, ya que en su undécimo disco de larga duración, Deerhoof sigue su senda deliciosamente esquizofrénica, aunque sea cierto que muchas de estas letras hurgan en diversas manifestaciones de tejidos emocionales, lo cual representa un cambio respecto a la tendencia habitual de la banda de escribir sobre cualquier anécdota u objeto aparentemente irrelevante. Cabe suponer que la “ruptura” a la que alude el título tiene más que ver con el talento que tienen para resquebrajar estructuras, melodías armonías y ritmos en medio de una canción, a veces en múltiples ocasiones en apenas dos minutos (la brevedad de sus piezas sigue siendo otro de sus puntos fuertes). O eso, o es que han pretendido hacer un disco para esos divorciados que, en lugar de llorar su condición, deciden abandonarse a un mundo de fiesta y falsa juventud renovada (el tema We do parties ciertamente parece haber nacido con esa vocación). Sea como sea, y a pesar de las gélidas interpretaciones –marca de la casa- de la vocalista japonesa Satomi Matsuzaki, Breakup song es un disco repleto de vida y con algunos de los momentos más asequibles e infecciosos de la discografía de Deerhoof (la primera parte de There´s that grin podría coronar algún disco de Róisín Murphy, y Fete d´adieu es sencillamente deliciosa de principio a fin). Claro está que cuando les entra el baile de San Vito, como en Bad kids to the front, hacen que otras formaciones excéntricas de pro como Fiery furnaces parezcan sosegadas en comparación, por lo que hay veces que dan ganas de lanzar un zapato contra los altavoces. Es de suponer que Deerhoof sólo se hayan cómodos cuando ejercen de constantes saboteadores de sus propias canciones, y hay que aprender a aceptarles como a esos niños inquietos cuya capacidad de atención no puede extenderse más allá de un minuto en una misma cosa. Los que asuman eso como una virtud, encontrarán que Breakup song es un trabajo a destacar en la carrera de esta prolífica banda. Los que no, casi mejor que se conformen con incluir la mencionada Fete d´adieu en alguna de sus listas de Spotify y dejen el resto del disco en eterno barbecho.  .
To Top