Publicidad

Dead Parties, “Tribe EP” (Fever! Productions, 2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Dead-Parties

Dead Parties es el nuevo proyecto de Etienne Mamo, un australiano afincado en Barcelona que tuvo un gran éxito en su país con The New Black, su banda anterior. Para formar estos Dead Parties ha reclutado a unos cuantos músicos de Barcelona, y se han metido en el estudio para dar forma a las cuatro canciones que forman este EP con el que debutan.

Tribe” tiene todo lo que tiene que tener un EP de presentación: frescura, buenas canciones, y dos o tres temas que podrían ser un éxito. Es cierto que se mueven en un terreno sumamente trillado como el shoegaze y el noise-pop, pero, cuando las cosas se hacen bien, da igual que se repita la fórmula. Además, tiene un sonido claro, en el que brilla una producción limpia que acentúa las guitarras, pero no las satura. Y es que, al fin y al cabo, Mamo es un enamorado del pop. Sus canciones están llenas de melodías y estribillos que se te meten en la cabeza a las primeras de cambio, y sus composiciones suenan vivas y grandilocuentes. Eso sí, sin pasarse de épica, que tampoco hay que empachar al oyente.

La muestra de talento la encontramos en el tema que da título al Ep. Tribes es un delicioso tema de pop guitarrero que nos recuerda a las mejores bandas de los noventa: los Nada Surf de “High/Low” o los Posies más guitarreros son los dos grupos que vienen a la cabeza al escuchar esta canción. Algo parecido pasa con Shadows On Walls, que roza la perfección en lo que a power-pop se refiere. Y es que Mamo sabe lo que se hace cuando decide dar contundencia a su pop ruidoso.

Un tranquilo ritmo de batería, un estribillo épico y un toque de lo-fi le valen para hacer la mejor canción del EP. Estoy hablando de Take Control, que da en la diana con sus aires de pop sixties a lo Phil Spector. Sí, de nuevo una influencia muy típica en estos los últimos años, pero, una vez más, el australiano saber cómo manejar la situación para no parecer una mera copia. Es algo que no le sale tan bien en el tema que cierra el EP. Children Of The Stone se mueve en un terreno pantanoso en el que se mezclan el garage, la psicodelia y el pop, y no sale muy bien parado del experimento. Suena a mil cosas diferentes, pero sin terminar de encajar un sonido propio. De todos modos, solo es un pequeño bache en un camino que empieza muy bien y tiene muy buena pinta para el futuro.

To Top