Publicidad

De Lux, “Generation” (Innovative Leisure, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

de-lux

Sonar demasiado a otro grupo, o a varios a la vez, no está muy bien visto. Muchos críticos lo suelen echar en cara y, al final, acaba siendo una pesada losa para cualquier banda que esté empezando. Los norteamericanos De Lux ya llevan unos años en esto (este es su segundo trabajo), pero cuando se habla de ellos siempre salen dos nombres a relucir: LCD Soundsystem y Talking Heads. La influencia de estas dos bandas en su música es más que evidente, pero la fusión de las dos ya no lo es tanto. Ahí es donde salen ganando los de Los Ángeles, que con este “Generation” se han apuntado un gran tanto en su marcador.

La primera evidencia de esta fusión la encontramos en ‘LA Threshold’, el delicioso tema que abre el álbum. En él se dejan llevar por un envolvente ritmo electrónico al que Sean Guerin, su cantante, arropa con una voz que bien podría ser la de David Byrne. Esta canción forma parte del lado más pop del álbum, ese que no está dedicado por completo a la pista de baile. Ahí también entra ‘Someday Now’, el primer single del disco, y el tema que lo cierra. Aquí no se cortan a la hora de utilizar las guitarras, algo que también hacen en ‘Center of L.U.B.’ y en ‘Simba Simba Simba’, donde la influencia de las cabezas parlantes vuelve a ser más que evidente; sobre todo en esta última, que tira hacia el lado más étnico del asunto.

Generation” es realmente un “larga duración”, como todo buen disco en el que hay cortes creados para el baile. Lo bueno es que la gran mayoría de estas canciones suenan frescas, y en ningún momento llegan a cansar. Los dos mejores ejemplos son ‘Living In An Open Place’ y ‘Oh Man The Future’, dos canciones largas con las que es imposible no lanzarse a la pista de baile. Sobre todo con la segunda, que cuenta con un estribillo absolutamente irresistible. Incluso los casi ocho minutos de disco-funk al más puro estilo Moroder que se sacan de la manga en ‘It’s A Combination’ tienen su punto.

Sin duda alguna estamos ante uno de los trabajos más entretenidos de este verano, uno de esos discos que tiene canciones perfectas para estar tirado en la playa, y canciones perfectas para darlo todo en una calurosa noche estival. Incluso cuentan con ‘No One Really Cares Who You Are’ y ‘Conditions’, dos baladas que no están nada mal. Si siguen así, y aunque no sean excesivamente originales, pueden llegar lejos.

To Top