Publicidad

David Bowie, “The Next Day” (ISO/Columbia Records, 2013)

Autor: | @adolf_ito

 david-bowie-the-next-day copy

El tiempo me quitará o me dará la razón, pero creo que el nuevo e inesperado trabajo de David Bowie está entre lo mejor de su discografía.


The Next Day no se aleja musicalmente de sus dos últimas entregas (especialmente de Reality), pero es mucho mejor. Tiene un sonido más compacto y un clima general que le da unidad (no pasa lo mismo con las letras que, aunque muy buenas, repasan todas las obsesiones bowieanas). Le acompañan Gerry Leonard, David Torn y Earl Slick a la guitarra, Gail Ann Dorsey y Tony Levin al bajo, Zachary Alford y Sterling Campbell a la percusión, Henry Hey al piano, y Steve Elson al saxo y al clarinete. Tony Visconti, que ha producido el disco, también toca la guitarra y el bajo en algún tema.

David Bowie canta en 2013 como si fuera 15 o 20 años más joven, y mucho menos afectado que de costumbre. Ya no parece que se esté escuchando a sí mismo en las baladas, como podemos comprobar en Where Are We Now? Pero que a nadie le lleve a engaño su primer single, porque The Next Day es un disco de rock. Tiene un sonido áspero y afilado: guitarras (muchas) áridas y espartanas, ritmos desgarbados, un saxo barítono y menos teclados de los que uno podría esperar. Pocos de los 17 cortes de la edición de lujo superan los 4 minutos, pero esconden debajo de su envoltorio de rock áspero toques de pop y soul (a fin de cuentas, Bowie es fundamentalmente un compositor de canciones pop).

Lodger, Reality, Heathen y los discos de Iggy Pop que produjo Bowie (especialmente The Idiot) son las referencias más evidentes de este trabajo; pero veremos que hay muchas otras escondidas en la larga colección de canciones.

The Next Day abre el disco con guitarras ásperas, duras, y con un ritmo que recuerda casi inevitablemente a Repetition (Lodger, 1979). Es un tema rock directo, que nos muestra los derroteros por los que va a seguir el resto del álbum.

Dirty Boys, una canción sobre una banda de adolescentes que roban un bate de béisbol y rompen cristales, tiene el omnipresente saxo barítono de Steve Elson y nos retrotrae a Fashion o a canciones de The Idiot (¿quizá a Sister Midnight?).

El tercer tema, The Stars (Are Out Tonight), es uno de los mejores del disco –y su segundo single–. Tiene un toque pop/soul y la historia que cuenta es una visión ácida de las estrellas hollywoodienses.

Love Is Lost, otro temazo, es un medio tiempo sobre una chica de 22 años que tiene problemas emocionales. Tanto la letra como el ritmo de la canción te atrapan al instante.

Sigue el disco con Where Are We Now?, su primer sencillo, que tiene claras influencias de The Loneliest Guy (Reality, 2003) y de Thursday's Child (Hours, 1999).

Valentine's Day es un medio tiempo excelente, muy pop y con pinceladas de Ziggy Stardust. Habla de un adolescente con serios problemas y alguno ha querido ver una relación con la matanza de Columbine.

Con If You Can See Me, en la que canta Gail Ann Dorsey, viajamos en el tiempo hasta Earthling (1997) y el drum and bass. Le siguen I'd Rather Be High (recuerda lejanamente a Never Get Old) y Boss Of Me (otra canción con el saxo barítono de protagonista). Estas tres canciones son, desde mi punto de vista, el momento más flojo del disco que, por otra parte, enseguida vuelve a remontar el vuelo.

Dancing Out Of Space es puro pop con el beat de canciones como Lust For Life (tema que compuso Bowie para Iggy Pop). Tiene un estribillo pegadizo y Bowie canta de una manera extraña, aunque simpática. Es un outtake de las sesiones de Lodger.

Aunque no hay ninguna versión en este disco, How Does The Grass Grow? incluye una interpolación de Apache, de The Shadows. Es un tema menor que, al igual que I'd Rather Be High, habla de soldados y de la guerra.

Aunque parezca extraño, también tenemos la presencia de Tin Machine en el disco (y para bien). El tema de rock más duro es, sin duda, (You Will) Set The World On Fire. Esta canción sobre la ambición y la fama tiene un fantástico riff de guitarra y a un Bowie que canta totalmente entregado. Otro temazo que, aparte de a Tin Machine, también recuerda a Look Back In Anger (Lodger, 1979).

Después del momento mas intenso, llega la mejor balada de The Next Day. You Feel So Lonely You Could Die es una canción excelente, en la línea del Perfect Day de Lou Reed o de Rock'n'Roll Suicide (no tan grande, claro). Tiene excelentes arreglos de cuerda y el beat de Five Years como misterioso y perfecto cierre. Es donde más se nota la época de Ziggy Stardust.

El disco termina con Heat, un tema que se inspira en The Electrician, de The Walker Brothers (Bowie ya había hecho una versión de Nite Flights –otra canción del mismo álbum de Scott Walker– en Black Tie, White Noise). Pero la edición de lujo incluye tres temas más, que están a la altura del resto del disco: So She suena sesentero; Plan es un instrumental (Bowie lo utilizó al principio del vídeo de The Stars (Are Out Tonight)); y I'll Take You There, con un coro híperpegadizo –"What will be my name in the USA / Who will I become in the USA?"–, debería haber estado en la versión normal del álbum.

En definitiva, David Bowie ha conseguido su mejor trabajo, quizá desde Scary Monsters. Y seguro que aún guarda muchos ases en la manga.

       
To Top