Publicidad

Dark Dark Dark “Who needs who” (Green Ufos 2012)

Autor: | @indienauta

darkdarkdark

Mira que estos chicos de Minneapolis han dado razones sobradas para que hablemos de sus méritos musicales. En su anterior disco, Wild go (2011) terminaron de consolidar una interesante propuesta apoyada en instrumentos mayormente acústicos y en la sentida voz de Nona Marie Invie. En sus grandes canciones encontrábamos un punto cabaretero a lo Dresden Dolls, y un cierto parecido con la visión americanizada del folk europeo de los discos de Beirut (sobre todo por el uso del acordeón).


Todo eso ha perdido un poco de valor a la hora de encarar este nuevo trabajo, no porque la música desmerezca (si acaso, algo de la inmediatez pretérita se ha quedado en el camino en aras de mayor oscuridad e intensidad, pero de eso me ocuparé dentro de un par de párrafos), sino porque, de repente, todo el interés se centra en las circunstancias personales que han rodeado a la banda durante la creación de este material.

Efectivamente, en medio de su última gira, Nona Marie y Marshall La Count -otro de los miembros principales de la banda-, rompieron la relación sentimental que durante tanto tiempo había formado parte de la idiosincrasia del grupo. La cosa a punto estuvo de finiquitar el proyecto, pero por suerte unos meses de descanso pusieron perspectiva para dejar claro que la banda tenía que estar por encima de estas cosas, aunque eso implicase incomodidad máxima en el local de ensayo, sobre todo cuando se cantan según qué cosas a la cara de tu ex.

Sería absurdo negar que Who needs who se nutre temáticamente de todo lo que conlleva una separación (empezando por la declaración de autosuficiencia implícita en el mismo título). En las letras hay muchas intenciones de pasar página (“Y si dijera que nunca pienso en ti, estaría mintiendo, pero ahora que no estás, la vida sigue”, canta Invie en Patsy Cline), aunque a veces la desesperación se apodere de la situación (en Without you, la cantante saca todo el drama de su garganta para entonar “Sin ti, soy un río, amor mío, pierdo lo bueno del mar y vago sin rumbo”), y finalmente sólo reste el consuelo de los buenos recuerdos (“Quieres que las cosas siguiesen igual, y luego cambian, pero nunca me cansaré de cantar estas canciones”, sentencian en Meet me in the dark).

Tal vez sea eso lo que hace que Dark Dark Dark suenen más introspectivos y reflexivos que nunca en este nuevo trabajo, as pesar de que cortes como Tell me y Last time I saw Joe (en la que llegan a recordar bastante a los primeros discos de Regina Spektor) aporten soplos de aire fresco acercándose más que nunca al pop.

Si las heridas cicatrizan adecuadamente, hay buena banda para rato. 

 

To Top