Publicidad

Cullen Omori, “New Misery” (Sub Pop, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

CullenOmori_NewMisery

No sabemos muy bien cuál fue el motivo de la separación de Smith Westerns, pero en alguna entrevista reciente, Cullen Omori, su cantante, ha dejado caer que no estaban muy satisfechos con su situación, que después de unos cuantos discos, seguían sin un duro y en tierra de nadie. Además, también coqueteó con la idea de volver a los estudios y olvidarse un poco de su carrera musical. Afortunadamente, para nosotros, no ha sido así, y los últimos meses los ha dedicado a dar forma al que ya es su álbum de debut.

Los seguidores de Smith Westerns se van a quedar muy contentos con este trabajo, ya que Omori sigue exactamente donde lo dejó con su banda -gran parte del álbum se mueve en ese pop con tintes de psicodelia que dejaron ver con sus últimos singles-. Aunque para ser justos con él, también hay que decir que no se queda estancado en ese sonido, y sabe manejarse muy bien en otros estilos. El mejor ejemplo, y el gran corte del disco, es ‘Cinnamon’. Aquí, el de Chicago, se va al POP, así con mayúsculas, y nos deja un tema con reminiscencias de los ochenta, un ritmo delicioso, y un estribillo perfecto. Desde luego, si lo que buscaba era hacer un hit directo y pegadizo, lo ha conseguido.

Ya sabíamos por su etapa con Smith Westerns que el chico tenia talento para crear estribillos redondos y grandes melodías, pero aquí se explaya a gusto, y nos da unas cuantas raciones de esto. Temas como ‘Hey Girl’, que podría ser la hermana gemela de ‘Weekend’, y alguna canción más de su antigua banda, o ‘LOM’, que es otra maravilla de pop guitarrero, están entre lo mejor que ha hecho Omori en toda su carrera. Pero, no se queda ahí, y para los que buscan el toque psicodélico de aires sixties, también hay varias raciones. El chico ha creado una serie de canciones en las que la densidad y el estribillo no están reñidos. Sí, cuentan con esos teclados que lo cubren todo, pero ha sido muy listo, y también le ha dado protagonismo al estribillo. Es el caso de ‘No Big Deal’, con la que abre el disco, de ‘Two Kinds’, que casi parece una canción de The Flaming Lips, o de ese baladón lleno de crescendos llamado ‘And Yet The World Still Turns’. Curiosamente, donde no le termina de cuajar el asunto es en ‘Sour Silk’, que fue el primer adelanto del álbum. Es un corte que no está mal, pero tampoco es para tirar cohetes. Además, estar entre medias de ‘Poison Dart’ y ‘Synthetic Romance’, que sí están a un gran nivel, no le hace ningún bien.

New Misery” es un disco que no va cambiar el mundo de la música, pero sí es uno de los trabajos más entretenidos y disfrutables de lo que llevamos de año, y eso ya es mucho.

Valoración: 7,5

To Top