Publicidad

Cuello “Mi brazo que te sobre” (BCore 2013)

Autor: | @sergiomiro

cuellocover

Tipo inquieto este José Guerrero. Hace poquito estábamos alabando en esta misma web las andanzas krautrock-galácticas de su grupo Jupiter Lion, y no hay que olvidar que su creatividad anda también desperdigada en Betunizer y en La Orquesta del Caballo Ganador.


Pero había un cromo que le faltaba en su colección de vocaciones realizadas: la del rock basado en canciones directas, desgarradas y melódicas. Ese cromo bien merecía un proyecto nuevo, Cuello, al que se han unido otros músicos de prestancia contrastada en la escena valenciana: el baterista Óscar Mezquita (especializado en músicas  extremas, aunque también con ganas de probar otros matices en un grupo como el que ahora nos ocupa), el guitarrista Ubaldo Fambuena (Los Tracahombres), y el bajista Nick Perry (Tucán, Oblean). En su disco de debut, han hecho honor a su nombre y van directos al cuello del oyente (a la yugular, diría yo), con once piezas que supuran rabia y desahogo, con guitarras afiladas que, en sus momentos más agresivos, nos podrían remitir a unos Triángulo de Amor Bizarro primerizos (aunque el punk que facturan Cuello es más convencional, más “de 1977”). Las letras también suelen equipararse a lo que se cuece en el plano musical, acumulando frases de despecho y odio (y si dicen que la indiferencia es el peor de los desprecios, no puede ver nada más cruel que la letra de Te veo sin valorarte), y dejando caer alguna que otra metáfora monárquica que, sacada de contexto, podría servir de apocalíptica banda sonora al declive actual de los Borbones (“Tu visado de reina hoy llega a su fin”, cantan en Visado de Reina, mientras que en Fácil pensé se postulan a sucesores cantando “Podría ser el nuevo rey / lo vas a flipar / no me haría sombra nadie”). La mayor parte de la energía la sueltan en el frenético arranque del disco, mientras que en la recta final aflojan un punto las distorsiones (sin llegar a bajar la guardia guitarrera en ningún momento), y se permiten momentazos de punk pop que a quien suscribe le recordaron a algunos de los primeros discos en solitario de Graham Coxon.    
To Top