Publicidad

Cristina Quesada, “You Are the One” (Elefant, 2015)

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

Cristina_quesada

Cristina Quesada, la chica del ukelele, nos ofrece en su primer disco You Are the One, publicado por Elefant, toda una clase de idiomas –inglés, castellano, francés, italiano, portugués y japonés, ahí es nada– y una lección acerca de la amplitud de miras, sin prejuicio alguno, que puede llegar a ofrecernos el pop. El cielo es el límite para esta jovencísima y encantadora artista canaria.

Planteado como un disco de versiones de muy diversa índole –más un par de temas propios– en la que han colaborado los Band À Part y el propio Luis Elefant, el disco se abre a lo grande con la transmutación no ya de un clásico indie, sino de todo un tótem alternativo, con una vaporosa y spectoriana interpretación del Just Like Honey de los Jesus & Mary Chain. Alto voltaje.

Tras el paso al castellano con Ya No Puedo Más, un inédito de Niza donde su voz aniñada y la sencillez de la melodía partirían en dos la materia oscura, Cristina se adentra en el tecno-pop francés con Faut-Il Que Je T’Aime, original de France Gall, en un ejercicio de estilo que junto al J-pop que vendrá más adelante, es uno de los momentos más sorprendentes del disco.

La dulzura vocal y políglota de Cristina también se atreve con el portugués en Cante (Enquanto Houver Canção), adaptación de ABBA con melifluo sonido bossa, estilo que a la canaria le sienta como un guante. Más tradicional en cambio es el tratamiento que recibe My Favourite Girlfriend, aquí convertida en My Favourite Boyfriend de Guille Milkyway.

Llegamos al ecuador de You Are the One con una vieja conocida, su single de debut Pineapple Princess, remozada y adornada por efectos que parecen sacados de videojuegos añejos –¡podríamos llamarlo spectrum pop!– y teclados de feria. Me quedo con la desnuda y arrebatadora simplicidad de su primigenia versión con ukelele, pero hay que reconocer que la atmósfera flotante del tema funciona a la perfección. Burbujas pop.

Turno para el italiano con Cielo, canción con pedigrí originalmente a cargo de Little Peggy March con los arreglos del mítico Ennio Morricone y que Cristina Quesada vuelve a situar en ambientes brasileños, aunque de forma más jovial y desenfadada que en Cante. También ligera y alegre, con un estribillo contagioso, aparece a continuación When I’m An Aeroplane, la primera de las dos canciones escritas por la propia Cristina junto al compositor Paul Bevoir, mucho más cercana al sonido de su 7” de debut.

Entramos en el tramo final del disco y, como ya anunciábamos, lo hacemos con el japonés, adaptando Hinageshi No Hana de Agnes Chan –parece que un clásico nipón de los 70s– que la canaria hace suya con facilidad –pese a que a un servidor, siendo sincero, criado con muchas series de animación japonesas, ese idioma le sigue sonando “extraño”–. En cambio, no hay nada raro, sino mucho que disfrutar en la rendición que Cristina hace de la fantástica Just for Fun de Alpaca Sports con Bevoir al ukelele. Y para rematar el trabajo, precisamente con la ayuda de Andreas Jonsson en los coros, tenemos el tema titular del disco y el segundo compuesto por el tándem QuesadaBevoir. Y es una estupenda forma de cerrar You Are the One casi de forma circular, de nuevo con una canción que bebe del soul spectoriano, aunque el piano también evoque a Burt Bacharach. Si es un anticipo de lo que está por llegar, ya estamos impacientes. La chica del ukelele muestra sus cartas… ¡y resulta que las tiene todas! She’s the one….

 

To Top