Publicidad

Cosmen Adelaida “7 picos” (El Genio Equivocado 2011)

Autor: | @indienauta

cosmenportadace

Todo ex niño que hoy ande entre los veinti-largos y los cuarenta y pocos (horquilla aproximada del homo gafapastus patrio) habrá escuchado o vivido en sus carnes la leyenda de “Siete picos”, frenética montaña rusa del parque de atracciones de Madrid. Tal fue su impacto, que cuando fue retirada en pos de atracciones más modernas y seguras, la dirección del Parque tuvo a bien guardar uno de los carritos y exponerlo simbólicamente, otorgándole grado de escultura lustrosa. Ese homenaje acaba de quedarse corto, porque Cosmen Adelaida han sido lo suficientemente avispados como para detectar el valor popero de ese icono de la cultura popular cañí, y lo han usado como título y portada de su esperado disco de debut.


Lo de los “Siete picos” es una buena excusa para apelar al recuerdo de unos tiempos en los que la inocencia acrecentaba el atrevimiento (idea que bordan en su primer single, la luminosa Alcobendas, con frases como “Me he instalado donde íbamos siempre a pasear / junto a los pisos vacíos / donde hicimos planes de vivir los dos), pero también sirve como metáfora de los abruptos sube-bajas de las relaciones humanas, donde no siempre ver las cosas desde arriba tiene por qué ser agradable, sobre todo cuando a la vuelta de la esquina nos puede esperar la más despiadada de las caídas (al tema que da título al disco me remito).
 
Convenientemente, también son siete las canciones que conforman este trabajo, con lo que se sitúa al filo de la categoría de EP. Pero lo vamos a llamar disco, mira tú por donde. Y es que la ocasión lo merece, por lo que significa de salto de calidad respecto a los ya legendarios EP´s autoeditados de la banda, por la cantidad de emociones encerradas en estos treinta minutos de música, y porque ahora les acompaña en el camino ni más ni menos que el cada vez más relevante sello El Genio Equivocado.
 
Con el aval sonoro que aportan las grabaciones realizadas en los sevillanos estudios de La Mina, Siete picos es un trabajo que rebosa sabiduría pop, con canciones de gancho irresistible, incluso a pesar de su empeño a renunciar a los estribillos (algo en lo que confieso no haber reparado hasta al menos la tercera escucha).
 
La evidente militancia indie de algunas de sus melodías repartidas entre voces masculinas y femeninas resulta engañosa, ya que la banda cada vez trabaja más y mejor sus arreglos y sus pasajes instrumentales, sobre todo en unas guitarras que no se cansan de regalar ganchos al oyente. Vamos, que las intensidades del tramo final de El día no están al alcance de cualquiera.
 
Paseando por las canciones, podemos señalar de forma aislada algunas influencias que van desde el krautrock (Equis) hasta el new wave (Si quieres, salgo), pero ante todo nos queda la sensación de que Cosmen Adelaida han aprendido a encontrar variedad estilística dentro de una personalidad cada vez más reconocible, firme y coherente.

 

 

To Top