Publicidad

Cooper, “UHF”, (Elefant 2015)

Autor: | @Bloodbuzzedtwit

cooper_uhf

Referente mod por excelencia en nuestro país, ex líder de Los Flechazos, y más de 15 años al frente de Cooper. Alejandro Díez es todo un veterano de la escena que no necesita presentación —o no debería—. Su último disco, Universo, databa ya de 2011, por lo que este UHF, lanzado a finales del año pasado y ahora reeditado por Elefant, se acoge con la satisfacción y expectación de algo que se había hecho esperar demasiado tiempo.

UHF es un mini-LP de seis temas directos, sin cortapisas, con bastante mordiente y un tono general soleado —otra cosa podrían ser las letras—. Sin rellenos ni bajones, el trabajo carga pilas y provoca sonrisas. Ideal, el tema encargado de abrir la cara A, ya nos pone en situación: aromas clásicos y delicados, pop con las guitarras por delante, magníficas armonías vocales. Sí, es retro, pop que enseña las costuras… y entra como un tiro.

Si el comienzo es bueno, el segundo corte, Entre girasoles —que ya conocíamos al ser la cara A del single de adelanto, Los veranos son para soñar— es aún mejor. Algunos preferirán a Amenábar, supuestas estrellas del cine, y presupuestos ridículos. Yo prefiero el olor a sal que desprenden las reposadas guitarras o los coros brianwilsonianos. Una postal ensoñadora del verano parida en estado de gracia.

UHF llega a su ecuador con Bengalas, una pieza algo más rockera sin perder ese acento nostálgico-melancólico, que se queda un peldaño por debajo de las anteriores, pese a sus juguetonas guitarras britpoperas, y su luminoso, simple, pero incontestable final.

Cambio drástico para abrir la cara B, en general algo más eléctrica, con Hipsters. Los 90 definitivamente de regreso —esos booms son puro Elastica… ¡Elastica!, que mayores somos ya— en una canción que invita a saltar con su teclado efervescente, sus ritmos y percusión cortantes, power-pop desenfadado donde la mala leche —ligera— se encuentra en su diáfana letra: Radio 3, barbas, gafas de sol, Tipos Infames… Sólo le falta sustituir el vino por el gin-tonic —ese descubrimiento moderno— y las referencias a algún festival patrocinado por cervezas y tenemos el tema perfecto para Víctor Lenore y Nando Cruz

Brick Lane sigue la senda abierta del britpop. De hecho, comparte un patrón rítmico similar a Hipsters, pero ahora es un riff de guitarra el que lleva todo el peso de la composición, una historia sentimental fallida con Londres como telón de fondo. La canción crece gracias a un espléndido estribillo capaz de despegarse del bucle sónico de sus estrofas, que amenazaba por volverse demasiado repetitivo, y un desenlace que vuelve a hacer bueno aquello del “menos es más”.

Pone el cierre Nosotros, una versión de Javier Sun que Cooper hace suya con una facilidad pasmosa. El tema no sorprende demasiado hasta que llega ese “¿lo sientes?” que precede al, de nuevo, colosal estribillo pop. Tras el intenso interludio instrumental llega la acometida final, cerrando este UHF por todo lo alto. Si andáis en busca de banda sonora para este verano, os podéis fiar de Alejandro Díez.

 

To Top