Publicidad

Colder, Goodbye / The Rain (Bataille 2016)

Autor: | @sergiomiro

Colder_goodbye

Los diez años que Marc Nguyen Tan (Colder para el mundo) permaneció en silencio administrativo tuvieron que dar para mucho y ahora va siendo momento de ir sacándolo a la luz pública. Eso explicaría el abrupto cambio de ritmo en sus lanzamientos, desde el disco “de regreso”, Many colours, publicado a finales del año pasado, hasta este más reciente doble lanzamiento, apenas unos meses después.

Goodbye y The Rain nos llegan como discos separados, aunque en realidad pretenden conformar un díptico de tonalidades que van desde el gris claro -representadas en Goodbye– hasta el negro más negro que domina muchos pasajes de The rain. Los colores los dejamos para otra ocasión, o para el pasado de Colder.

El mero hecho de que The Rain exista, invita a pensar que el artista necesitaba una válvula de escape en la que verter cosas muy personales y, diría uno, muy peliagudas. Como tal, toca ser aplaudido por su introspección y valentía, si bien muchos de sus pasajes –en su mayoría instrumentales- son tan sugerentes como poco dados a ser escuchados con asiduidad. No digo que esa guitarra hiriente de Mango Coconut no haga tilín, pero más tilín haría si fuera columna vertebral de una canción que pretendiera llevarnos hasta algún sitio concreto. Los temas cantados como Pass and Go (Demo Version) se hacen más llevaderos, dentro de su estructura libre y su ambiente totalmente depresivo.

De ahí que este humilde Indienauta se decante más por el contenido de Goodbye, donde esa misma capacidad de Colder para unir dub, psicodelia, trip-hop y blues deja de mirarse el ombligo para dar la mano al oyente. El resultado es mucho más adictivo y consigue que, al margen de las inevitables y resultonas alusiones ritmicas al motorick del Krautrock (Inside), tanto los seguidores de las nuevas tendencias, como los rock viejuno (The Doors parecen colarse en bastantes cortes) encuentren algo para disfrutar.

Queda para la imaginación lo que habría dado de sí un solo álbum no tan compartimentado estilísticamente que crease un discurso único a partir de los dos estados de ánimos que se dibujan en Goodbye y The Rain. Quizás, bien hilvanado, hubiera sido una obra mucho más completa e hipnotizante. De momento, tal y como han quedado las cosas, servidor sabe a qué botón de play darle.

Valoración: 7

To Top