Publicidad

Chvrches “The Bones of What You Believe” (Virgin Records, 2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

chvrches-the-bones-of-what-you-believe

Debe de haber un millón de grupos que han deslumbrado con sus primeros singles, y luego se han estrellado estrepitosamente con su álbum de debut. Chvrches tenía todas las papeletas para convertirse en una de estas bandas, pero los escoceses han sido muy listos, y han fabricado un disco a la altura de sus singles. No es una tarea fácil, ya que Recover, The Mother We Share, e incluso Now Is The Time, rozan la perfección, y superarlas es una cuesta arriba constante. Pero ellos lo hacen muy fácil, y su pop electrónico es de los que dejan huella.

Las influencias están más que claras, y trilladas, pero en “The Bones of What You Believe”, los escoceses demuestran que se puede seguir tirando de Depeche Mode, y hacer cosas realmente interesantes. Laura Mulberry y los suyos, son fríos cuando hay que serlo, y rezuman calidez cuando es necesario. Chvrches es una maquina perfectamente engrasada, y eso hace que las canciones rueden por si solas. Unas canciones que aguantan las comparaciones con los hits anteriores, y en algunos casos los superan. ¿Acaso no es By The Throat más emocionante que The Mother We Share? Pues sí, y no es el único caso en el que vemos esto. La épica que se sacan de la manga en We Sink le viene de maravilla a sus fríos teclados (hacía tiempo que no veía una parada, y un subidón posterior, tan brillante), y a ese ritmo que te invita a bailar, pero no a desfasar en la pista de baile. Y es que los escoceses no son un grupo de baile. Al igual que sus adorados Depeche Mode, a los que ponían la etiqueta de Dance Music en sus primeros singles, tienen temas para desmelenarse un poco (ahí está Gun), pero no es su prioridad. Se les da mejor impregnar de intensidad su música, y dar humanidad a sus teclados. Ahí tenemos Tether, donde engañan vilmente al oyente, con una canción que empieza como una balada, y acaba con una tormenta de teclados estridentes. O Under The Tide, donde Mulberry deja el protagonismo a su compañero de grupo, y donde vuelven a tirar de esa épica llena de subidones.

Los escoceses no solo tiran del pop ochentero, y resulta curioso comprobar como también salen vencedores cuando se meten en otros campos. Y es que de repente se sueltan el pelo, y nos entregan un corte absolutamente pop como Lungs, una canción, que dicho sea de paso, ya quisieran muchas divas del pop actual para ellas. O tirar hacia el pop bailable de Robyn, y conseguir que nos acordemos de los mejores momentos de “Body Talk”, la estupenda trilogía de la cantante sueca. Por no hablar de cuando se acuerdan del “Construction Time Again” (otra vez DM) y juegan a ser industriales. La impactante Lies, con esos beats enérgicos, es el mejor ejemplo, pero también da buena cuenta de los sonidos más pesados, en Science/Visions. Y es que son muy pocos los momentos en los que fallan, de hecho, no fallan hasta el final. Además, es un fallo relativo, ya que You Caught The Light no es un mal tema, pero sí que pinta poco como cierre del disco. Hubiera sido mejor que la hubieran metido como cara-b de un single.

Sin duda alguna, estamos ante uno de los debuts del año, y ante uno de esos discos en los que cuesta quedarse con un solo tema. Han cumplido sobradamente.

Escúchalo en la web de NPR

To Top