Publicidad

Christine and the Queens, Chaleur humaine (Because 2015)

Autor: | @sergiomiro

Christine_and_the_queens

Desde Francia nos llega Héloïse Letissier bajo su alter ego de Christine, y acompañada (más simbólicamente que musicalmente) de unas Queens que representan el movimiento drag en el que ella afirma sentirse muy a gusto e inspirada. De hecho, la sexualidad y la identidad de género forma parte del discurso de Letissier (quien se ha declarado oficialmente pansexual) de una forma sofisticada y performática, mucho más allá de los guiños más o menos “gay friendly” que forman parte del repertorio de gran parte de las pop divas.

Abrir con su disco de debut con una canción en torno a la ambigüedad y a la reafirmación personal como IT ya es toda una declaración de intenciones: “He ganado / porque ya tengo ESO / Ahora soy un hombre / Y no voy a dejar que robes ESO / Lo compré para mí / Ahora soy un hombre / oh señor”. Y a poco que uno se ponga a indagar en las letras de este Chaleur humaine, divididas con acierto entre el francés el inglés y algún chapurreo de italiano, encontrará otras orgullosas alusiones a esa T mayúscula que, afortunadamente, sigue ganando peso dentro de las siglas LGTB (“Laissez passer toutes les Half-Ladies” es casi un grito de guerra).

Lo que convierte a Christine and the Queens en un arma sociológica especialmente poderosa es que su personaje escénico no está encerrado en si mismo ni pretende ceñirse a una audiencia limitada y de culto; más bien al contrario: se trata de un producto pop impecable, sin estridencias (a veces demasiado limpio, quizás), y hasta presentado con una serie de clips impecables en torno a coreografías en las que Letissier se permite emular el estilo de su ídolo Michael Jackson.

El disco llegaba bajo la estela del triunfo en las listas francesas y del halo de hit clásico que ya rodea a Saint Claude, pero nos sorprende más allá de lo que cabía desear con un nivel muy alto de canciones de todo tipo: delicadas (Nuit 17 à 52), pegadizas (Christine), hirientes (Here) y hasta bailables (Science Fiction), sin olvidar ese atrevimiento de versionar a Jean Michel Jarre y Christophe vía Kanye en Paradis perdus.

Para hacer (muy buena) compañía a Lykke Li y a Sia dentro de la rama más indie e inteligente de las féminas que lideran el pop contemporáneo.

 

To Top