Publicidad

Checopolaco, “Tres Pasos” (Ejército Rojo 2019)

Autor: | @sergiomiro

“Tres pasos quedan, tres pasos para llegar al cuarto”. Con esta críptica y sugerente descripción de la antesala de algo, suponemos, excitante, Julián Méndez nos da la bienvenida y, cuarenta minutos más tarde, nos despide de su tercer disco como Checopolaco.

Como bajista de Los Planetas y miembro fundador de Lori Meyers, Méndez tiene ya un currículum que le confirma como nobleza de la escena musical granadina, lo cual convalida para ser vaca sagrada del indie nacional. Sin embargo, son en sus incursiones en solitario donde va dibujando un mapa propio que, ahora más que nunca, poco o nada deja intuir de sus célebres aventuras como bajista en grupos tan lustrosos.

Y es que Tres pasos nos presenta a un Méndez más íntimo y crepuscular que nunca. Aparcadas quedan las briosas guitarras de sus anteriores trabajos, en pos de un sonido homogéneo, calmo y con algo de misterioso. Vamos, que ha grabado su The Boatman´s Call particular.

Uno de los componentes clave en este nuevo tono surgió casi de casualidad y, parece ser, por aportación de su padre, quien acertó en esbozar digitalmente un ritmo jazzístico que parecía ajustarse al esqueleto de las maquetas de estas canciones. Ese dulce “swingueo”, conveniente regrabado por un baterista real, se convirtió en la argamasa para el resto de elementos dominantes en este disco, como pianos, clarinetes, y solemnes arreglos de cuerda (que llegan a su culmen emotivo en Hacerlo Mejor).

Sobre semejante manto sonoro, Méndez no tiene otra que usar sus tonos más graves y susurrantes, lo que confiere a sus letras un peso mayor que en sus anteriores trabajos, incluso cuando canta algo tan aparentemente manido como “te quiero y te echo de menos” (en la coda de La Ciudad, que acaba siendo uno de los momentos más intensos y acertados del disco, con sus coros a lo Beach Boys, lo que demuestra que hay un alma clasicista dentro de nuestro hombre), o cuando se limita a narrar la sensación del regreso a casa tras una noche especialmente etílica (Haciendo 8s).

Con este van tres pasos discográficos de Checopolaco, a cual más personal e interesante. No podemos esperar para llegar al cuarto.

 

Valoración: 7,5

To Top