Publicidad

Caliza, “Medianoche/Mediodía” (Discos Walden, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Caliza-Medianoche_mediodía

Hay una mujer en España que lo hace todo, y se llama Elisa Pérez. La joven artista madrileña no se conforma con ser la batería de Cosmen Adelaida y Rusos Blancos, dos de los mejores grupos de la capital, con ilustrar portadas de discos, o con llevar el mundo 2.0 a la pintura, también tiene su propio proyecto musical. Acompañada de sus máquinas y sus teclados, ha debutado este año bajo el nombre de Caliza, y el resultado no puede ser mejor. “Medianoche/Mediodía” es un trabajo inteligente, en el que la madrileña se deja llevar por múltiples estilos, sin cerrarse a nada, y consiguiendo que las piezas encajen perfectamente.

Un poco de electro-pop, otro poco de kraut, algunas percusiones alocadas…el debut de Caliza cuenta con muchos ingredientes que lo hacen irresistible. Uno de sus puntos fuertes es el toque minimalista que tienen canciones como ‘Apuesta’ o ‘Ultrasur’, que juegan con la electrónica de corte oscuro y primitivo. Algo que también se puede escuchar en esa ‘Verano No’ tan directa y clara, en la que la intensidad va subiendo hasta encontrarnos con una pequeña marabunta de teclados absolutamente deliciosos. Aunque también se deja llevar por un toque más ensoñador en canciones ‘Schandenfreude’, o ‘Viaje Astral’, en las que se relaja un poco y nos deja dos cortes realmente brillantes.

Como era de suponer en un disco de alguien que, la mayor parte del tiempo, se dedica a tocar la batería, las percusiones tienen una buena parte de protagonismo. Con ellas consigue hacer alguno de los mejores cortes del álbum, donde demuestra que las máquinas y las baterías reales no están reñidas. El mejor ejemplo es ‘Madrid’, el HIT (así, con mayúsculas) del disco. Esta especie de carta de amor/odio a su ciudad es de lo mejorcito que ha salido por estas tierras en 2015. Sobre todo por ese tono épico con el que cuenta la canción, y ese final donde las baterías entran a todo trapo. Pero también juegan un papel importante en ‘Tope Industrial’, de la que se podría decir que es la canción más rock del disco, o en esa locura deliciosa llamada ‘Misterio’. Incluso se dejan notar en ‘Otra Vida’, una de las baladas del álbum, donde aparecen envueltas en un precioso baño de teclados.

Con Caliza, Elisa Pérez se confirma como una de las artistas más interesantes e inteligentes  de la actualidad. Algo que, por otra parte, ya empezamos a vislumbrar hace unos cuantos  años.

To Top