Publicidad

Broken Social Scene, “Hug of Thunder” (City Slang, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Quizá sea por las múltiples personalidades que forman la banda, pero el mundo de Broken Social Scene no entiende de etiquetas y estilos. Definir al combo canadiense como indie-rock casi sería un insulto, ya que sus discos dan para mucho más, y han hecho de su eclecticidad una de sus señas de identidad. Algo que se puede apreciar fácilmente en “Hug of Thunder”, su vuelta al mundo discográfico tras siete años de sequía.

Si nos fiamos de ‘Halfway Home’, el que fue el primer adelanto, podemos pensar que Broken Social Scene se han ido a lo fácil. Esta especie de himno coral, épico y pegadizo, es toda una maravilla, pero no deja de ser algo continuista. Y es que, en la primera parte del álbum, nos encontramos con los BSS de siempre. Los cercanos al indie-rock en la potente ‘Protest Song’; los más folkies en esa preciosidad llamada ‘Skyline’, y los más pop en la algo escurridiza ‘Stay Happy’.

Vanity Pail Kids’ es la bisagra que divide el disco. Este pepinazo lleno de riffs potentes, para el cual, por cierto, han hecho un vídeo digno de ver, abre un nuevo camino en la carrera de los de Toronto, que nunca han sonado tan bestias. Sin embargo, a partir del aquí, pisan el pedal del freno y se relajan bastante. Lo hacen poniéndose ensoñadores en el tema que da título al álbum, donde encontramos la voz de Feist como absoluta protagonista, algo que no pasaba desde 2006. Por supuesto, no hace falta decir que es uno de los puntos álgidos del disco. Puede que haya sido el uso de la electrónica lo que les haya ayudado a relajarse en este tramo final, ya que buena parte de las canciones que lo componen tienen alguna pátina electrónica. Ya sea en forma de beats cortantes y centrifugados, como en ‘Towers and Masons’; volviendo a los paisajes ensoñadores en la preciosa ‘Victim Lover’, o acercándose zonas más bailables en ‘Gonna Get Better’. Incluso, ‘Mouth Guards of the Apocalypse’, con la que cierran el álbum de la forma más épica posible (esas trompetas), cuenta con su detallito electrónico.

Se han tomado la grabación de este quinto álbum con mucha calma, pero la espera ha merecido la pena, y la banda de Toronto ya cuenta con otro álbum sobresaliente en su discografía.

Valoración: 8,1

To Top