Publicidad

Boy George, “This Is What I Do” (Very Me, 2013)

Autor:  | Google+ | @curtillo

boy_george_this_is_what_i_do-portada

Mucha gente se preguntará qué interés puede tener un disco de Boy George en estos días, y qué es lo que tiene que ofrecer el mítico cantante inglés. A simple vista, no mucho. Sus nuevas canciones suenan demasiado impostadas, como si tratara de reciclar su carrera e irse al pop-rock más anodino, al soul, y recuperar la gloria con el reggae. Para ello se ha rodeado de mucha gente conocida. Por este nuevo trabajo aparecen DJ Yoda, Kitty Durham (Kitty Daisy & Lewis) y Ally McErlaine (Texas / Red Sky July), que cumplen de sobra su función. Las que no terminan de cumplir son las composiciones del propio George. Y eso que le han ayudado sus colaboradores habituales, gente que ha compuesto canciones para Soul II Soul, Tina Turner o Simply Red. Pero bueno, al final sí que podemos encontrar alguna cosa que merece la pena.

El primer dato fundamental para acercarse a este disco es saber que Boy George tiene la voz excesivamente cascada, y ya no puede cantar con esa dulzura con la que nos cantaba aquello de Do You Really Want To Hurt Me? Por eso mismo, el de Kent ha adaptado sus nuevas composiciones a esta circunstancia. Un claro ejemplo son los dos singles del disco, donde se va hacia un pop-rock un tanto insustancial, pero que funciona. Tanto King of Everything como My Good, cumplen su cometido, que no es otro que presentar el disco. De hecho, King Of Everything entra a la primera de cambio; tiene un estribillo que funciona y unos coros que ayudan a que la canción despegue. Además, es su canción de redención personal, en la que cuenta cómo quiere volver a ser el rey otra vez (ya sabéis que no ha pasado por su mejor época). La segunda es casi un calco, y cuenta con las mismas virtudes y con los mismos defectos. Eso sí, aquí se pone un poco más duro y se atreve con un solo de guitarra un tanto largo.

Resulta curioso cómo ha intentado recuperar el reggae que tanta fama le dio con Culture Club. Hasta cinco canciones se van hacia esos derroteros (de ahí la colaboración de Kitty Durham) y, aunque no llega a la genialidad de principio de los ochenta, sí que hay tres cortes que sobresalen del resto del álbum (aparte de la balada It’s Easy). Estoy hablando de Love and Danger, Nice And Slow y Play Me –en esta última rapea Mc Spee–. Play Me es el tema que suena más actual, y donde parece que George sí ha estado al tanto de lo que se cuece en el panorama musical. Y es que no deja de ser extraño que una persona que se supone que está al día, por su trabajo de DJ, haya sacado un disco con un sonido con tanta naftalina. Pero bueno, parece que quiere poner un espacio entre su carrera de DJ y su carrera como músico, y este es el modo que ha encontrado. Si lo hace con temas como la delicada I’ts Easy, lo logrará.

To Top