Publicidad

Blood Orange, “Freetown Sound” (Domino Records, 2016)

Autor:  | Google+ | @curtillo

blood orange

Tengo que reconocer que, cuando Dev Hynes se mudó a Nueva York para crear Blood Orange, dejando atrás Londres y Lightspeed Champion, no le di muchas esperanzas a su proyecto, pero me equivoqué de pleno. Aunque, a mi favor, está su primer trabajo, que era un poco irregular. Afortunadamente, en su segundo disco, el británico aparcó un poco su faceta más rockera, y se adentró en el mundo del soul, el funk y el r&b. El resultado ya es conocido por todos, “Cupid Deluxe” fue un éxito de crítica, y nos dejó algún hit que otro, como el fantástico ‘You’re Not Good Enough’. Ahora, tres años después y alguna que otra desgracia (se le incendió su casa y se quedó sin nada), vuelve con “Freetown Sound”, la que es su obra más personal.

El tercer trabajo de Blood Orange está concebido como una mixtape, en la que las canciones van enlazadas entre sí, y donde no hay ni un solo espacio en blanco. Esta continuidad tiene su trabajo, y Hynes ha solucionado la papeleta con una maestría impresionante – no hace falta decir que es un disco para escuchar del tirón-. El británico ha creado un mundo de una hora de duración, en el que no es difícil sumergirse, ya que tiene una buena paleta de colores para que éste sea realmente atrayente.

Lo primero que destaca de “Freetown Sound” es la gran presencia de voces femeninas. Hynes, que está acostumbrado a producir a estrellas del pop, se ha rodeado de un buen número de cantantes, que le han ayudado en muchas de las diecisiete canciones que forman el álbum. Además, en algunos casos, son realmente conocidas. Ahí está Nelly Furtado, que ha puesto su voz y ha escrito esa balada sensual llamada ‘Hadron Collider’, o Empress Of, que canta ‘Best To You’, uno de los grandes temas del álbum, y uno de los cortes en los que Hynes despliega la influencia de sus raíces africanas. Incluso ha conseguido que Debbie Harry colabore en ‘E.V.P’, un tema que huele al Nueva York de los ochenta, y a los tiempos en los que Blondie coquetearon con los sonidos del hip-hop. Aunque casi se podría decir que es Carly Rae Jepsen la que se lleva la palma en cuanto a colaboraciones se refiere. ‘Better Than Me’ es una canción que empieza con un halo misterioso, en el que prácticamente Hynes y ella recitan la letra, y desemboca en un estribillo que recuerda bastante a Jacko, y convierte la canción en todo un hit.

Hynes, al que muchos ya están llamando el Prince de esta década (salvando las distancias, claro), ha sabido recrear como nadie el pop y el r&b de los ochenta, y los sonidos sintéticos que inundaron aquellos años. Ahí está ‘Agustine’, el primer single del álbum, y todo un pepinazo. En ella deja que una batería electrónica, seca y cortante, sea la que se lleve el protagonismo, pero luego lo endulza todo con un delicado estribillo. Este es solo un ejemplo del collage de instrumentos y samplers que es “Freetown Sound”. Saxos, pianos, teclados, guitarras totalmente funkies, cajas que sueltan ritmos de lo más sensuales…Todo le vale a Hynes para construir canciones tan sobresalientes ‘But You’, que es otro pedazo de baladón, ‘Desirée’, con la que nos invita a bailar sin sobresaltos, o el pop contenido de ‘Hands Up’, que recuerda un poco a los mejores momentos de su álbum de debut. Y es que, apenas baja el listón en todo el disco, ya que en la parte final sigue dejándonos joyas como ‘Squash Squash’ y ‘Juicy 1-4’.

Freetown Sound” es uno de esos trabajos que marcan una carrera. No obstante, él mismo ha dicho que es su trabajo más personal, en el que ha rescatado temas de su infancia y sus raíces. Algo que se nota en el estupendo resultado final del disco.

Valoración: 8,6

To Top