Publicidad

Bill Wells and Aidan Moffat, The most important place in the world (Chemikal Underground 2015)

Autor: | @sergiomiro

aidan_moffat

Si quedaba alguna lágrima que derramar por la separación de The Arab Strap después de diez años, el mejor de los consuelos ha llegado gracias a la nueva alianza que Aidan Moffat ha establecido para poner música a sus certeros, hirientes y cínicos textos.

El “sustituto” de Malcolm Middleton en esas labores es Bill Wells, un músico curtido en el jazz y en la música para bandas sonoras. Wells y Moffat ya publicaron un celebrado disco conjunto (Everything´s getting older, 2011), y ahora llega una continuación que ahonda en los mismos temas bajo una paleta musical aún más amplia en la que caben el jazz crepuscular, la música industrial, el mambo de crucero, el pop coral, dance sugerente, erótica decadente a lo Gainsbourg, y por supuesto unas cuantas piezas delicadas a piano y voz.

The most important place in the world toma su título de un slogan de Ikea, y viene ilustrado con los inocentes dibujos del hijo de seis años de Moffat. En él, nuestro hombre canta, habla, susurra, recita (a veces en una actitud que nos evoca una versión escocesa de lo que hacía Jarvis Cocker en algunos temas de Pulp) toda una serie de reflexiones e historias donde el deseo, o la seducción intentan lidiar con la desesperación y el deterioro de la edad. Son contrastes en los que se encuentra a gusto, de igual forma que la acidez de sus palabras conviven divinamente con los placenteros fondos musicales que proporciona Wells.

 

To Top