Publicidad

Benjamin Gibbard “Former Lives” (Barsuk 2012)

Autor:  | Google+ | @curtillo

benjamin-gibbar-former-lives

Se supone que cuando editas un disco en solitario, es para dar rienda suelta a esos temas que por alguna razón no entran en los estándares de tu grupo principal. Por lo menos debería ser así, sobre todo si eres el compositor principal de esa banda en cuestión, pero parece que Benjamin Gibbard no se ha enterado. La única diferencia que hay en este trabajo y cualquiera de Death Cab For Cutie, es que este es más natural y está mucho menos producido. Por lo demás, podría pasar por otro disco más de la banda de Seattle. De todas formas, se lo perdonamos porque ya cumplió en su momento con el estupendo disco de The Postal Service.


“Former Lives” es un trabajo decente, muy disfrutable y con unos cuantos buenos temas. Gibbard sabe que  no va a cambiar el mundo de la música con este álbum (tampoco creo que lo pretenda), y nos entrega un disco sincero en el que se ha olvidado de las presiones que tiene grabar con una banda tan conocida como Death Cab For Cutie. Simplemente ha dado rienda suelta a su colección de canciones más personal (algunas datan de 2004), donde su ruptura con Zooey Deschanel juega un papel importante. Supongo que por eso ha decidido que estos temas salgan bajo su propio nombre y no el de su grupo.

Según él mismo, este trabajo suena a Teenage Fanclub y Big Star, y son canciones que no tienen cabida en un disco de su banda. En lo primero no deja de tener razón, porque sí que hay temas que suenan a la época menos ruidosa de esas bandas, pero en lo segundo se equivoca de pleno. ¿Acaso un tema como Bigger Than Love no podría estar en un disco de los de Seattle? Pues sí, y no solo no desentonaría, sino que le daría un poco de vida a sus dos últimos trabajos, que son un auténtico sopor. Desde luego, no podemos negar que esta canción tan pop le ha quedado redonda, al igual que Teardrop Windows o Dream Song, que me gustan más que cualquiera de las últimas canciones de Death Cab For Cutie. Lo que sí es cierto, es que de vez en cuando le sale un deje más americano, y temas como Lily, A Hard One To Know y Broken Yolk In Western Sky sí se desmarcan un poco de lo que hace normalmente, pero tampoco mucho. Pasa lo mismo con la preciosa balada llamada Duncan, Where Have You Gone?, que tiene un piano de lo más clásico.

Es un disco notable que, para ser una recopilación de temas de diferentes épocas, es muy coherente. Además, es todo un placer, por fin, disfrutar de las composiciones de este hombre sin ningún tipo de artificios y sin una producción exagerada. 

To Top