Publicidad

Belle and Sebastian, Girls In Peacetime Want To Dance (Matador Records, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

belle

Un nuevo trabajo de Belle and Sebastian siempre levanta expectación, porque la banda de Stuart Murdoch cuenta con una autentica legión de seguidores. Y en esta ocasión creo que no nos equivocamos al decir que la expectación estaba más que justificada. Los escoceses ya habían dejado a más de uno descolocado con el primer adelanto de su noveno trabajo, aquel ‘The Party Line’ tan enfocado hacia la pista de baile que sacaron hace unos meses. Además, se han podido leer declaraciones en las que aseguraban que este era un disco influenciado por Eurovisión, y que Murdoch había rescatado sus discos de Pet Shop Boys y Bronski Beat para inspirarse a la hora de componer las doce canciones que componen este trabajo. Al final, como siempre suele pasar, el cambio no es tan radical, pero sí que hay algún tema que dejará del revés a más de uno.

Al contrario de lo que muchos podíamos imaginar, Girls In Peacetime Want To Dance es un disco muy tranquilo, donde los de Glasgow están de lo más relajados. Además, es bastante melancólico y tristón. Solo hay que escuchar la maravillosa ‘Nobody’s Empire’ que lo abre, donde Murdoch habla de la larga enfermedad que le mantuvo encerrado en casa durante parte de su infancia y juventud. Es un bonito tema que nos recuerda a los Belle and Sebastian de toda la vida, esos que nos tienen conquistados desde 1996. Es cierto que en el disco no abundan las canciones de este estilo, y tan solo la podemos unir con ‘Ever Had a Little Faith?’, que es el otro corte puramente Belle and Sebastian. Pero tampoco es que se hayan ido a la pista de baile en el resto de temas, aunque suenan más sintéticos y ochenteros que nunca. Temas como ‘The Power of Three’, ‘Perfect Couples’ o los maravillosos siete minutos de ‘Play for Today’, parecen salidos de un disco de una banda escandinava, y hay que decir que este sonido les siente muy bien. Y si hablamos de Escandinavia y pop, no podemos olvidarnos de ABBA, ya que en ‘The Book of You’ suenan por todos los lados a la banda sueca más famosa de la historia, y nos dejan uno de los mejores temas del álbum.

Los que se esperan un trabajo cercano al dance o al eurodisco se van a llevar un pequeño chasco, ya que solo hay dos cortes en los que se lanzan descaradamente a la pista de baile. Uno de ellos es el ya conocido ‘The Party Line’, que nos alegró la vida a más de uno a finales del año pasado. Es un corte en el que dan un paso hacia nuevos sonidos sin perder su esencia, y dejando claro que ellos también pueden cambiar. Pero esto no es nada comparado con ‘Enter Sylvia Plath’, en la que se convierten en una banda de Hi-NRG y nos cuentan la historia de “una adolescente que quiere salir de su pueblo y seguir el fantasma de Silvia Plath”. Es un auténtico bombazo que atrapa desde su primer segundo. De hecho, la única pega del álbum es que no hayan seguido por ese camino y no se hayan atrevido con un cambio más radical. Y es que, al final, los Belle and Sebastian de siempre están ahí, con cortes como ‘Allie’ o esa ‘The Everlasting Muse’ tan folclórica y extraña.

A pesar de ser un disco muy poco coherente (tocan muchos palos), es un gran trabajo en el que muestran una enorme facilidad para adentrarse en nuevos estilos musicales.

To Top