Publicidad

Beach House “Depression Cherry” (Sub Pop, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

beach house

Hace unas semanas, cuando Beach House adelantaron ‘Sparks’, nos encontramos con una gran canción y con una nueva faceta del dúo de Baltimore. Las guitarras sucias, casi shoegaze, de este tema, nos dejaron con la sensación de que Victoria Legrand y Alex Scally iban a tirar hacia otro camino. Pero no ha sido así. El quinto trabajo de Beach House vuelve al principio de su carrera, a los teclados minimalistas y a los temas más sencillos y menos grandilocuentes. Es una vuelta hacia atrás que sabe a poco tras la maravillosa épica de “Bloom”.

Depression Cherry” no es un mal disco, pero es un trabajo que no sorprende y, lo que es peor, nos deja con la sensación de que Beach House empiezan a repetirse. Los de Baltimore se están convirtiendo en los Bon Jovi del dream-pop, y no resulta difícil encajar sus viejos estribillos y melodías en sus nuevas canciones. No pasaría nada si la gran mayoría de las canciones estuvieran a la altura de las de sus primeros trabajos, pero este no es el caso. Hay momentos en los que la parte media del disco resulta soporífera, y tan solo ‘PPP’ consigue que uno salga del estado de duermevela en el que se ha sumido. Y tampoco es que esta canción sea muy sorprendente; es más, es uno de esos cortes que puedes confundir perfectamente con cualquiera de “Teen Dream”.

No sería descabellado decir que Beach House se han dejado todo el talento en las cuatro primeras canciones del disco (bueno, y en el corte final). Aquí sí que podemos escuchar al dúo en todo su esplendor, y comprobar cómo todavía puede hacer buenos temas con los mismos ingredientes de siempre. Aparte de la ya mencionada ‘Sparks’, nos dejan la intensa ‘Levitation’, con la que abren el disco haciendo creer al oyente que se va a encontrar con otro “Bloom”, y la juguetona ‘Space Song’, donde sí vuelven a su mejor pasado. Tras ella se acaba lo bueno con ‘Beyond Love’, un precioso tema en el que consiguen emocionar. Es, en parte, por los momentos en los que aparece una guitarra, ese instrumento que le sienta de maravilla a su música y que en este nuevo álbum han decido ningunear.

Para cerrar, nos dejan ‘Days of Candy’, otro tema marca de la casa que va subiendo de intensidad por momentos, pero que nunca llega a explotar. No es nada del otro mundo, pero sí deja buenas sensaciones tras los cuatro cortes anteriores.

Con “Depression Cherry”, Beach House se quedan a medias. Nos dejan con la sensación de que están faltos de ideas y de que, precisamente por no repetir su trabajo anterior, han inundado este álbum de sus viejos tics.

To Top