Publicidad

Baio, “The Names” (Glassnote, 2015)

Autor:  | Google+ | @curtillo

BaioLP2

Resulta curioso que, de todos los miembros de Vampire Weekend, sea su bajista el primero que se ha lanzado a una carrera en solitario. Lo normal hubiera sido encontrarse con un disco de Ezra Koenig o Rostam Batmanglij, que para algo son los dos compositores de la banda; pero, aunque han colaborado con otros artistas, no han publicado nada individualmente. Chris Baio lleva tres años sacando singles que tienen la electrónica como gran protagonista. Y ahora, en 2015, publica su primer álbum y redirige un poco su aventura en solitario.

En “The Names”, la electrónica está más que presente, pero el pop, las melodías y los estribillos toman el protagonismo en gran parte del disco. Baio se ha quitado de encima la frialdad de sus primeros singles y ha decidido que ya iba siendo hora de hacer hits de puro pop. Sólo hay que escuchar ‘Sister of Pearl’ para ver que el neoyorquino (ahora residente en Londres) quiere ir más allá del típico miembro de un grupo famoso que se quiere divertir con un par de máquinas. Él mismo ha dicho que, en este tema, las canciones más pop de David Bowie y Bryan Ferry han sido su mayor influencia. No va mal encaminado, y gracias a esa deliciosa melodía que impregna todo la canción, se ha sacado de la manga una de las mejores canciones de la temporada. No es el único corte redondo que encontramos en el álbum. Sabe muy bien lo que hace cuando se mete de lleno en la indietronica, llenando de melancolía una canción como ‘The Names’. Incluso se atreve con el pop ochentero más convencional en ‘Needs’, que le ha quedado perfecta. Y si lo que queremos es algo que nos recuerde a su banda principal, ahí está la genial ‘Endless Rhythm’, que no desentonaría en cualquier trabajo de Vampire Weekend.

Baio mantiene también su afición por hacer bailar a sus oyentes, y hay varios cortes que pueden ser la banda sonora de cualquier club a altas horas de la madrugada. Es el caso de ‘Brainwash yyrr Face’, el tema con el que abre el disco, en el que empieza tímidamente para terminar con un subidón digno de cualquier artista de la escena electrónica. También conquista con el pegadizo ritmo de la primera parte de ‘I Was Born In A Marathon’, que se te mete en el cuerpo y no te suelta. No se puede decir que Baio sea un artista techno, pero sí que se pueden ver influencias de este estilo en un tema como ‘All The Idiots’, en el que no es difícil escuchar ecos de Orbital y 808 State en esa electrónica épica y contenida. Aunque para épica tenemos ‘Scarlett’, con la que cierra el disco de forma tranquila, con una bonita canción en la que tira hacia terrenos más ambientales.

Chris Baio puede estar tranquilo, porque “The Names” supera la prueba con nota. Además, lo hace sin recurrir demasiado al estilo de la banda que le ha dado conocer, lo que tiene mucho más mérito.

To Top