Publicidad

Baden Baden “Coline” (Naïve 2012)

Autor: | @indienauta

badenbaden

Excelente debut el de esta banda parisina, de la que empezamos a conocer algo en 2010 gracias a su primer EP, 78. Precisamente, los mayores aciertos de aquel trabajo (Anyone y el tema que sirvió para darle el numérico título), han sido incluidos en esta puesta de largo, y la buena noticia es que aquí no pasan de acompañamiento notorio de otras muchas canciones igualmente atractivas, con lo que queda claro que este trío tenía más de un par de ases en la manga para ofrecer.


A Baden Baden no se les puede encajar dentro del saco de artistas franceses que juegan “a ser franceses” (ya saben, el saco en el que habitan con honores Dominique A, Benjamin Biolay y tantos otros). De hecho,  aquí casi no hay rastro de “chanson”, y la mayor parte de las influencias que se evidencian en su sonido provienen de la música sajona.

Encontramos, por ejemplo, mucho del tipo de pop-folk que facturan Arcade Fire (aunque pueda sonar a boutade, sostengo firmemente que las mejores canciones de este Coline podrían haberse colado sin problemas en Funeral); si bien también hacen tímidas excursiones en la experimentación de bandas como Radiohead o Grizzly Bear (las similitudes sonoras entre el vocalista Eric Javelle y Daniel Rossen nos llevan a pensar en ocasiones que estamos escuchando una versión simplificada y más accesible de Grizzly Bear), y en el paroxismo post-rock de Sigur Ros (sobre todo en el tema de cierre, Last song, uno de los momentos menos inspirados del disco, todo sea dicho).

De hecho, la referencia más cercana que podemos establecer con la música de su país la encontramos en ese temazo llamado Evidemment donde llegan a parecer una versión con guitarras acústicas de sus paisanos Phoenix.

Por todos estos factores, a estas orejas se le hacen más atractivos los temas que están interpretados en francés que la amplia mayoría cantada en inglés, aunque solo sea por ese ligero factor exótico e inesperado que aportan en semejante contexto musical.

Si hubiese que poner una pega a estos excelente tejedores de canciones, sería el exceso de pulcritud de su producción, una circunstancia que resta poderío y calado a un producto que tiene todo lo que hay que tener para triunfar en todos los mercados que se le pongan por delante. 

 

 

 

To Top