Publicidad

Avey Tare, “Eucalyptus” (Domino, 2017)

Autor: | @sergiomiro

Ya fuera en solitario o en su versión comunitaria, los miembros de Animal Collective surcaron la primera década del nuevo milenio con el permiso de la crítica y de gran parte de la primera y adorable camada de hipsters para hacer lo que les viniera en gana. Todo nos iba a sonar ideal y luminoso, incluso cuando nos presentaban algún que otro cuelgue que, a uno de sus maestros espirituales, Brian Wilson, no le dejaríamos pasar ni por asomo.

Ahora son otros tiempos, y aunque Panda Bear sigue dando en ocasiones con la tecla adecuada para recordarnos a qué se debía nuestro entusiasmo, la obra de las huestes animales va dejando menos huella y, cuando toca, es juzgada como lo que a veces es: una serie de brochazos lisérgicos con alto poder evocador, pero también con alto riesgo de perderse en sus propios vericuetos.

Es ahí donde encontramos el nuevo trabajo en solitario de Dave Portner, más conocido como Avey Tare. Se trata de un álbum confinado, creado casi en su integridad en el dormitorio de Portner, que encuentra inspiración en una ruptura sentimental y nace con la desinhibida libertad que da el crear sin la certeza de si los resultados serán hechos públicos algún día.

Esa despreocupación puede llegar a resultar atractiva en los momentos más inspirados y sentidos del disco, entre los que incluso podemos llegar a disfrutar de algún amago de cabalgada pop como ‘Ms. Secret’ o, sobre todo, la casi radiante ‘Jackson 5’, amén de algún acertado momento de intensidad psicodélica y acústica, como ‘Season High’, o la inquietante ‘PJ’.

Por desgracia, la contención no entraba en los planes de Portner, más bien todo lo contrario, se diría que la intención era dejar abierta la puerta a lados de su psique incómodos de mostrar. Collages sonoros, canciones a medio cocinar, o auténticas divagaciones lo-fi estiran la duración hasta unos poco disfrutables 65 minutos, dejando este disco como una curiosidad documental, o como obra para unos pocos incondicionales que saben deleitarse en los sonidos encontrados (o en las emulaciones sintetizadas de elementos de la naturaleza) elegidos por Porter para unir o acompañar sus ideas.

Valoración: 5,8

To Top