Publicidad

Austra, “Future Politics” (Domino Records, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

No es casual que “Future Politics”, o lo que es lo mismo, el tercer trabajo de Austra, sea tan frío. Katie Stelmanis, líder absoluta de este proyecto, ha querido reflejar buena parte de las imperfecciones de este mundo. Desde la alineación humana por parte de la tecnología, hasta el tono apocalíptico que últimamente asoma cada vez que uno pone un telediario. Así que, no es de extrañar, que sus beats suenen cortantes, y sus melodías rezumen melancolía. No puedes hablar de las miserias del mundo con un teclado juguetón de fondo. Quizá, por eso, sea su trabajo más coherente, y el más completo hasta la fecha.

En este álbum, la artista canadiense ha tomado un camino, y solo se sale en contadas ocasiones de él. Gracias a esto, ha conseguido un conjunto de canciones que funcionan por si solas. Sobre todo en su primera parte, donde no sobra absolutamente nada, y nos deja media docena de temas que rozan la perfección. Está muy acertada –bueno, se podría decir están, ya que Maya Postepski también se ha involucrado bastante en este proyecto- cuando suelta himnos que podrían reventar cualquier pista de baile, como es el caso del tema que da título al álbum y, en menor medida, de ‘Utopia’. Dos canciones absolutamente brillantes, en las que demuestra que el synth-pop también tiene sentimientos. Por muy frío que este sea. Y si hablamos de sentimientos, y aciertos, hay que mencionar ‘I Love You More Than You Love Yourself’, el que, sin duda, es el mejor corte del álbum. Es una canción que se podría meter en el carro de aquello que un día llamamos indietronica, pero, en realidad, es un delicado tema sintético, en el que Stelmanis despliega toda su tristeza y melancolía. Atención al estupendo vídeo de la canción, el cual podéis ver más abajo.

En la segunda parte del disco baja un poco la guardia, y la intensidad y emoción que encontramos en los primeros minutos, solo se deja ver en ‘Freepower’ que, para ser sinceros, hay que decir que le ha quedado un poco larga. Aunque también hay un poco de esto en ‘Gaia’, donde baja la contundencia de los ritmos, ya no suenan tan huecos y cortantes, y nos deja una canción un poco más suave. Lo siguiente que nos encontramos son tres canciones – bueno, dos y un pequeño instrumental que no llega a los dos minutos- excesivamente minimalistas. Sobre todo ‘43’, que cierra el álbum con una calma realmente misteriosa. No podía ser de otra de forma.

Valoración: 8

To Top