Publicidad

Arcade Fire, “Everything Now” (Sony Music, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

Si hay una cosa que Arcade Fire saben hacer muy bien, es la promoción de un disco. Y es que, una vez más, el nuevo álbum de los canadienses ha llegado precedido de un sinfín de noticias y adelantos. Unos adelantos que al final han terminado siendo algo contraproducentes, y nos han dado una idea equivocada de por donde irían los tiros en el nuevo trabajo de los de Montreal.

Cuando escuchamos ‘Everything Now‘, fuimos muchos lo que pensamos que estábamos ante el álbum pop de Arcade Fire. Este tema, con su sabor a ABBA, y su pegadiza melodía, es un hit instantáneo y la gran baza del disco al que da título. Pero, poco a poco, y single a single, nos hemos ido encontrando con unos Arcade Fire más ásperos y escurridizos. Y, sobre todo, alejados del pop del primer sencillo. Solo hay que escuchar la crudeza que desprende ‘Creature Comfort‘, donde suenan más ruidosos que de costumbre, y donde la voz de Regine resulta de lo más estridente. O la poca chispa de ‘Sings of Life‘, en la que desaprovechan su toque funk, construyen uno de los singles más prescindibles de su carrera. Sí están un poco más acertados en ‘Electric Blue‘ donde vuelven a fijarse en Blondie y se sacan de la manga su ‘Rapture‘ particular.

Una de las cosas más evidentes de “Everything Now“, es que se han querido quitar de en medio parte de la épica que tan buenos resultados les ha dado en el pasado. Salvo el tema titular, y sus coros pegadizos, poco hay aquí de esta faceta tan conocida del grupo canadiense. Han apostado por ensuciar sus canciones e irse por las ramas en lugar de buscar un buen estribillo y una buena melodía. Ahí está esa especie de reggae áspero llamado ‘Peter Pan‘, o la circense ‘Chemistry‘, que se hace eterna. Diferente es el caso de ‘Infinite Content‘, un tema dividido en dos partes; una cercana al post-punk, y otra con un cierto sabor añejo y americano. El caso es que las dos resultan de lo más interesante del disco.

Para encontrarse con los dos otros grandes momentos del álbum, hay que irse hasta el final. Ahí es donde aparecen ‘Put Your Money On Me‘ y ‘We Don’t Deserve Love‘. La primera es una minimalista canción electrónica, en la que sin han logrado dar con la melodía adecuada y parte de la emoción que hasta ahora desprendían sus canciones. La segunda es la balada del disco, y en ella también consiguen sonar emocionantes e intensos.

Quizá, se han precipitado un poco sacando un nuevo álbum, ya que, tras escuchar este “Everything Now“, uno se queda con la sensación de que hubiera funcionado mejor un Ep con cuatro o cinco canciones.

Valoración: 6,5

To Top