Publicidad

Anna Brønsted, “Waltzes and Prayers” (autoeditado, 2014)

Autor:

DSC_0228~2

Anna, tan simple como eso. Ese es el nombre bajo el cual Anna Brønsted ha decidido publicar su primer trabajo en solitario. Un 10″ de vinilo con cinco temas titulado “Waltzes and Prayers”.

Probablemente su nombre no significará mucho para el público español, pero ha estado involucrada (de una manera u otra) en algunos de los proyectos musicales más interesantes que han surgido de Dinamarca en los últimos años.

Anna es la cantante de Our Broken Garden (grupo con dos discos publicados en el sello británico Bella Union), fue parte de The Sad Lovers, tocó en directo con Efterklang durante una temporada, y se la puede encontrar (cantando o tocando algún instrumento) en un montón de discos “made in Denmark“. No es exactamente una recién llegada.

No hay una gran diferencia entre lo que Anna había hecho hasta la fecha y estas nuevas canciones. Su voz dulce, la melancolía, y los ambientes ensoñadores aún siguen ahí. Quizás la mayor diferencia sea un enfoque más minimalista en las canciones. Los temas (todos compuestos por Anna) están centrados en su voz acompañada de una instrumentación muy ligera (ella misma es también la que toca todos los instrumentos). Una especie de dream-pop sencillo sin la grandilocuencia propia del género.

Todo aquí, desde el uso de su nombre hasta el hecho de que incluso todo el artwork del disco es cosa suya, nos da una idea clara de este trabajo como algo muy personal (El disco es autoproducido y, salvo que vivas en Copenhague y des con alguna tienda con el suficiente buen gusto como para tener alguna copia, la única forma de hacerte con él es ponerte en contacto con la propia Anna a través de su página de Facebook. También se pueden ver, y comprar, sus ilustraciones en www.furie.nu). Las canciones, frágiles y misteriosas, tienen un aire íntimo y confesional. Como un pequeño viaje musical a un sitio mágico no exento de una ligera sensación de tristeza. Un viaje breve que te deja con ganas de más.

Desde Copenhague con amor.

To Top