Publicidad

Amatorski, TBC + Same stars we shared (Crammed Disc – Green Ufos 2013)

Autor: | @sergiomiro

amarorski

Tenemos que irnos preparando para el desembarco definitivo de Amatorski en forma de primer disco larga duración, que llegará en abril de la mano del sello Crammed Disc. En teoría, ahí será cuando el mundo termine de rendirse ante esta banda que ya acumula halagos y todo tipo de hipérboles en su Bélgica natal.

De ahí que ese mismo sello haga una presentación oficial en el resto del mundo con este artefacto que combina los dos EP´s de la banda hasta la fecha: Same stars we share (2010) y TBC (2011).

El primero de ellos escondía tan solo cuatro canciones de delicadeza extrema, una suerte de dream pop de juguete en el que se adivinaba cierto regusto por las melodías clásicas (había algo de baladas y doo woop años 50 y 60 en el corazón de esas composiciones), aunque con un revestimiento atemporal en la instrumentación. Come home era tan bonita y accesible, que hasta se coló en un anuncio de agua mineral, de esos que nos hacen sentir más puros y sedientos solo con verlo. También destacaba el tema titular, Same stars we share, donde ya podía adivinarse las habilidades de la cantante Inne Eysermans para hipnotizarnos con su tono entre dramático y quebradizo, como si de una Beth Gibbons más dulce se tratase.

Precisamente, la conexión con la escena trip-hop se acentuó en su siguiente EP, TBC, un trabajo mucho más oscuro e intenso, donde cobró más importancia el uso de una batería de grooves sugerentes, y una arquitectura sonora más compleja que no dudaba en boicotear momentos de belleza con ramalazos de cacofonía (sobre todo en los dos inesperados minutos finales de 8 november). Con todo, estas ocho nuevas canciones representaban un paso decisivo hacia consolidar una personalidad propia para Amatorski.

Es muy de agradecer que, con tres años de retraso, podamos conocer de golpe los méritos de esta banda tan destacable. Únicamente pongo pegas a la decisión del formato que une los dos EPs en el CD que ahora nos ocupa.

Para empezar, han invertido la cronología, con lo que primero nos sumergimos en las profundidades de TBC para luego dar marcha atrás y acabar con la parte más inocente y aún por madurar de la banda (por mucho que se traten de canciones impecables).

Por otro lado, cada uno de esos EPs tiene su propio ritmo, independiente e irrompible. TBC se abre y cierra con dos canciones que parecen no tener sentido si no cumplen ese cometido, y lo de que se queden cinco minutos de silencio en medio del disco porque es el que precede al tema oculto del primero de los EPS incluidos resulta un poco absurdo.

Recomiendo, por tanto, que se asuma la escucha por separado para disfrutar de manera coherente de los diferentes discursos que Amatorski querían dar en cada uno de ellos. Por lo demás, es un gusto darles la bienvenida y sentarnos cómodamente a esperar la inminente llegada del que puede ser su movimiento definitivo.

 

To Top