Publicidad

Alondra Bentley “The Garden Room” (Gran Derby 2012)

Autor: | @indienauta

alondragarderoom

Con una sola escucha al primer material discográfico de Alondra Bentley (Ashfield Avenue, 2009), o viendo esa imagen de cantautora de cuento que ha paseado por los más lustrosos escenarios del país, se llega a la conclusión de que Alondra Bentley lleva con mucha naturalidad lo de usar la dulzura explícita y lo naif como elementos a su favor, a pesar de que el mundillo indie en el que se mueve suela valorar más el desdén, la poética críptica y la impostación.


Sus principios artísticos han quedado aún más marcados con la edición casi consecutiva de dos discos en este 2012. Primero llegó su disco de canciones infantiles, Sing for Children, It´s Holidays!, y ahora tenemos entre manos este The garden room, compuesto por canciones en las que se habla de la familia, de recuerdos que van desde lo más anecdótico (ese día en el que el horno albergaba una tarta “de las de mamᔠpara el cumpleaños de su hermana, y cosas así) hasta lo más profundo.

Lo que más llama la atención de ambos trabajos es que Alondra no siente necesidad de escudar esos sentimientos tan mundanos detrás de ningún tipo de ironía, o de esconderlos en rebuscadas metáforas (¿se imaginan a Los Punsetes o incluso a Christina Rosenvinge haciendo un disco de estas características?).

The garden room resalta el valor emocional que les corresponde a los que nos rodean durante nuestra infancia, y cómo su presencia continúa marcando el resto de nuestras vidas, incluso cuando ya no están entre nosotros. La idea no se limita a las letras; la música también se apoya en arreglos y melodías de las que reconfortan y acurrucan, como los potajes de la abuela, o como esa madre que mece la cuna de su bebé mientras canta nanas heredadas de generación en generación.

A destacar que de la producción se ha encargado todo un número uno como Josh Rouse, que se estrena en estas labores dotando al disco de una instrumentación exquisita, y dando algunos acentos americanos a una música que en el pasado tan sólo escondía referencias al folk británico (algo que le va en los genes a Alondra, precisamente por parte de esa madre a la que se le dedican tantos hermosos momentos en este trabajo).

 

 

 

To Top