Publicidad

Algora, “Folclore del rascacielos” (El Genio Equivocado, 2017)

Autor:  | Google+ | @curtillo

En los últimos años, Victor Algora ha estado sumergido en la electrónica de La Evolución del Hombre Pajaro, su otro proyecto musical. Por eso no resulta extraño que para su nuevo trabajo bajo el nombre de Algora, haya optado por algo más pop y, en algunos casos, casi folk. Dos estilos que, visto lo visto, le sientan de maravilla.

Grabado en Madrid junto a David Carratalà y Raúl Querido, y mezclado y masterizado en Valencia por Jose Luis Macías, “Folclore del rascacielos” es un trabajo triste y directo, en el que Algora vuelve a tirar de costumbrismo para hablar de amor, sexo, homosexualidad, y esa soledad que aparece en todos sus trabajos. Además, de encontrarnos con un Algora más oscuro en temas como ‘Antinoo’, en la que incluso se atreve con una guitarra distorsionada y sucia. O esa ‘Europa y el bosque enamorado’ que sirvió de primer adelanto, y en la que habla de la homofobia existente en algunos países del viejo continente.

Si hay algo que se le da bien a Algora, es contar historias cotidianas en clave de canción pop. Algo que vuelve a demostrar en varios de los cortes de este disco. Ahí está esa historia de amor platónica llamada ‘Los ojos de Pablo’, uno de los mejores singles nacionales de lo que va de año; la apocalíptica y directa, tanto musicalmente como líricamente (“fóllame antes de que nos entierre la posguerra y nos olviden nuestros nietos”) ‘Desayuno sobre la hierba’, o el pop sin complejos de ‘Circulo’ y ‘Sombra de reptil gigante’.

El Algora más melancólico también aparece en este trabajo, y lo hace a lo grande, con algún que otro tema redondo. Es el caso de ‘Canción de amor a Satanás’, una deliciosa balada sintética que es una preciosidad. Pero es en la fabulosa ‘Dioses y hombres’, donde mejor expresa su melancolía, en un tema muy pop, en el que fusiona las guitarras acústicas con las cajas de ritmos. Además, nos deja una de las mejores frases del álbum, esa sincera “me acosté con dioses y amanecieron hombres”.

Folclore del rascacielos” no es un trabajo perfecto, y peca de exceso de duración, pero una buena parte de sus más de 45 minutos sí que es notable. Además, deja claro que Victor Algora es uno de los compositores nacionales con más talento de estos días.

Valoración: 7,9

To Top