Publicidad

Alessi´s Ark, The Still Life (Bella Union 2013)

Autor: | @sergiomiro

alessisark

Reconocida o no, la Némesis de Alessi LaurentMarke (nombre real de la cantautora detrás de Alessi´s Ark) se llama Laura Marling. Ambas son insultantemente jóvenes y tienen detrás a gente muy válida convencida de que cada una por su cuenta es capaz de renovar las reglas del juego del folk femenino contemporáneo.

Incluso llegaron a compartir discográfico durante un tiempo, circunstancia que cambió cuando Alessi decidió sabiamente abandonar Virgin (la presión ejercida para igualar la repercusión de Marling empezaba a ser agobiante), encontrando cobijo en Bella Union, quizás el sello independiente con más solera y visión en esto de las sensibilidades acústicas.

Ahora bien, mientras que Marling sigue floreciendo disco a disco hasta el punto de que nadie se ruboriza al mencionar su nombre y el de Joni Mitchell en la misma frase, el tercer disco de Alessi´s Ark hace poco por convencernos de que estamos simplemente ante otra más de esas compositoras agradables que, de vez en cuando, añade algún toque ligeramente excéntrico para soltar lastre de azúcar.

Y eso que el revestimiento está muy bien. Su productor en esta ocasión, Nic Nell (segundo hombre de la escudería Bright Eyes en trabajar con ella, ya que Mike Mogis fue el encargado de la producción de su debut), se ha esmerado en esquivar la tendencia al clásico acompañamiento de guitarra acústica, para dar cabida a todo tipo de percusiones, instrumentos clásicos y demás sofisticaciones ligeras.

El problema está en la manera en que Alessi organiza sus composiciones, a las que rara vez otorga la confianza suficiente como para desarrollarse hacia algún lugar donde pudieran rascar las emociones del oyente. De ahí que muchos de los 13 cortes incluidos sean casi micro-canciones de estrofa y un par de estribillos a lo sumo, algo que puede tener su gracia al principio, pero que acaba generando una sensación general de liviandad e intrascendencia.

No perdamos aún la esperanza en ella. Por más que un tercer disco suela ser prueba de fuego para medir la madurez de una propuesta artística, hay que recordar que Alessi tiene tan solo 23 años (no dejemos que la equivalente juventud de su mentada Némesis nos influya esta vez), y mentiríamos si negáramos que aquí se dejan entrever algunas joyas perfectamente acabadas (Veins are blue, The rain).

Pero sobre todo, el espaldarazo final llega casi de sorpresa en el corte 6, cuando nos golpea un pedazo de versión de una canción que pensábamos intocable en su versión original, Afraid of everyone, de The National. Acometida con dulzura sin perder su esencia agobiante, y adornada con detalles novedosos como los coros que sirven de contrapunto a la melodía principal, este cover es una prueba de que podríamos estar ante una artista mayúscula. Sólo le falta que crea tanto en sus propias canciones como en las de aquellos artistas a los que admira.

 

To Top