Publicidad

Aias “A la piscina” (Captured Tracks – El Genio Equivocado 2010)

aiascover

Desde luego, no vamos a negar que el lo-fi está de moda, pero, como todas las modas, tiene sus cosas buenas y malas. Y es que la excesiva saturación de grupos de este palo, y la poca habilidad que tienen como músicos muchos de ellos, hacen que uno sea un poco escéptico cuando se enfrenta a un disco como el de Aias.


La historia de este trío de Barcelona no deja de ser curiosa: con tan solo unos pocos meses de vida, unos cuantos bolos, y cantando en catalán, consiguen fichar con el prestigioso sello neoyorquino Captured Tracks e irse de gira a Japón. Supongo que mucha gente pensará que no se lo merecen o que han tenido un golpe de suerte, pero la verdad es que estas tres chicas tienen una facilidad pasmosa para plasmar todo lo bueno del tan cacareado lo-fi.

Las componentes de Aias saben cómo llevar a buen puerto las influencias del sonido Phil Spector y sus grupos de pop de los sesenta y, para ello, cuentan con las mejores melodías y la dosis exacta de distorsión y ruido. Así, logran que nos encontremos con unos deliciosos pildorazos pop de poco más de dos minutos (Tu Manes, Aias, Món Inventat, Moto o Bali). Pero lo bueno es que tienen un punto a su favor con el que no cuentan el resto de los grupos de esta moda: una fuerte influencia de las Shonen Knife más punkies y juguetonas -esas que hacían canciones que parecían bandas sonoras
de dibujos animados japoneses (ya se entiende lo de la gira por el país nipón)-, que se puede ver en casi todo el disco, pero que es más que evidente en Quan Tornis Demà, La Truit y en ese pedazo de hit llamado A La Piscina. Este último tema es un derroche de pop (en el que se atreven a dejar la distorsión de lado) de poco más de dos minutos, con trompetas (muy presentes en todo el disco), un ritmo juguetón de batería, y unos coros al más puro estilo Nosotrash.

No podemos negar que las Aias han tenido ese golpe de suerte que comentábamos antes, pero eso da igual si luego cumplen y demuestran que están ahí también por sus méritos; y este A La Piscina lo hace con creces.


To Top