Publicidad

A.R.Kane “Complete Singles Collection” (One Little Indian 2012)

Autor: | @indienauta

arkanecover

¡Ostras, A.R. Kane! ¡Si es que ya uno ni se acordaba de ellos! ¿Qué extraño conjuro les habrán echado para que el paso del tiempo haya minimizado el impacto que generó su obra a finales de los 80?


Las huellas de este singular dúo londinense formado por Rudy Tambala y Alex Ayuli se pueden rastrear en decenas de grupos que hoy en día parten la pana, desde Beach House hasta Burial o Four Tet; por no hablar de la influencia que marcaron en su día entre sus contemporáneos (según cuenta Rudy Tambala a The Guardian, My Bloody Valentine eran una banda indie que rasgueaban sus guitarras de manera convencional hasta el día en el que Kevin Shields escuchó Baby milk snatcher. “De repente ralentizaron todas sus canciones y las cubrieron en capas de feedback; y acabaron haciéndolo mejor que nosotros, curiosamente”).

Para celebrar los 25 años del dreampop (uno de los muchos géneros en los que fueron pioneros, junto al shoegaze, el pop pasado por acid house, o el art-rock en diversos grados), el sello One Little Indian publica esta recopilación que, además de servir para volver a poner este nombre esencial en boca de las generaciones que los conocieron y de los que vinieron detrás, sirve para reunir con rigor y buen gusto la cantidad de singles, caras B y remixes que lanzaron durante su corta carrera, dibujando una especie de historia paralela muy útil para los que tan solo disponían de su esencial disco de debut, 69 (1988) y de su continuación, el aún más extremo y experimental I (1989).

Fichados por 4AD cuando casi no tenían experiencia como banda, su imagen confundía a primera vista (la gente pensaba que iban a ponerse a tocar reggae), lo cual aumentaba el impacto cuando se lanzaban a tocar la perfecta combinación de melodía pegajosa y guitarras desbocadas en When you´re sad, su primer single.

A medida que avanzaron su carrera, fueron dando buena fe de la cantidad de inquietudes ajenas al pop que atesoraban, introduciendo en sus canciones elementos de jazz, de dub o de lo que fuera que se estuviera cociendo en los más oscuros clubs londinenses, y llegando incluso a un punto en el que cualquier atadura con el formato tradicional de canción era pura coincidencia.

Hay mucho y muy jugoso en este CD doble que cubre la carrera del grupo entre 1988 y 1994; y si bien es cierto que algunos de los remixes incluidos pueden llegar a sonar algo trasnochados, sirven como documento sonoro de las tendencias de la época y como ejemplo de la maleabilidad que tenían los cuadros sonoros que dibujaba el dúo (por cierto que no aparece por aquí el enorme éxito Pump Up the Volume, el primer número 1 británico en contener samples, pero sí encontramos Anitina, el otro de los temas que firmaron junto a Colourbox bajo el nombre de MARRS).

 

 

To Top