Publicidad

Crónica Vinalopop 2011

Autor: | @indienauta

vinalopopsidonie

 

El Vinalopop Festival iba a celebrarse en abril y lo tenía todo de su parte: Un cartel bastante atractivo (Charlatans, Divine Comedy...), un recinto agradable y cómodo en pleno corazón del palmeral de Elche y junto al río que le da nombre al festival, y la ilusión de miles de personas que veían que por primera vez se hacía algo de calidad en su ciudad. Pero la cosa se truncó precipitadamente y tuvo que aplazarse hasta el 14 y 15 de octubre, por supuesto el cartel ya no era tan atractivo y la ilusión por parte del público también se fue quedando por el camino. No dudo de que el próximo año haya otra edición del Vinalopop, la gran pregunta es si conseguirán aprender de todos los errores cometidos en esta ocasión.

 


 

En la primera jornada los conciertos comenzaron con un considerable retraso y un sonido horroroso, los músicos no podían hacer otra cosa que mirarse entre ellos cada vez que sonaban los chasquidos y continuar tocando. Esta tortura la tuvieron que soportar Inquiro, Darjeele Pop y La Familia del Árbol, al final del concierto de estos últimos comenzó a llover y vimos como empezó a mojarse todo el backline del escenario, a partir de este momento, todos ( incluidos los propios organizadores ), nos dimos cuenta de que allí la organización propiamente dicha, brillaba por su ausencia. Napoleón Solo poco más pudieron hacer con lo que se les venia encima que tocar cinco temas y jugarse la vida encima del escenario, como ellos mismo decían. Después de la lluvia y para el escaso público que se resistía a abandonar el recinto, Hola A Todo El Mundo sacaron sus instrumentos acústicos y tocaron unas canciones a los pies de las palmeras.

 

 

Con su debido retraso aunque con un sonido más aceptable que el día anterior, comenzó la segunda jornada con los locales Aardvark Asteroid y los valencianos The Casters, correctos y entretenidos los dos. Imposible decir lo mismo de Vinila Von Bismark, con un repertorio basado en canciones de Rockandroll de los 50 y presentación interminable del grupo al peor estilo de orquesta de pueblo. Supersubmarina subió el nivel y pudimos ver a un grupo joven pero rodado y compacto y a un público entregado que disfrutaba con sus canciones. Se nota que tienen detrás a un equipo técnico trabajando para ellos. Con Sidonie pasó algo parecido, cuando pisaron el escenario la locura fue general, aunque no termino de ver esa vuelta al sonido de sus orígenes, ni entiendo sus paseos y gracias con un cigarro en una mano y un cubata en la otra. Además Un día más en la vida o El incendio me parecen mucho mejor canciones que El bosque, el single de su nuevo disco. We Are Standard como siempre, con la máquina a todo gas. Tocaron una canción nueva, 7:45 Bring me back home, que está más cerca de los James de los 80 que de la pista de baile. Impagable la versión que suelen hacer del I´ m waiting for my man de Velvet Underground. No hubiera estado mal tener cerca a ese "hombre"  del que habla la canción de la Velvet  para ver a Florent y Banin interconectados con las máquinas. El paisaje sonoro de Los Pilotos se quedó en un encefalograma plano de apenas 25 minutos ( no había tiempo para más ), su propuesta ganaría mucho más ejecutada con una banda que con un programa de ordenador y una guitarra. Por muy Planetas que sean prefiero a Spaceman 3. 

 

Fotos: La Redacción Atómica

[flickr set=72157627967178852]

 

 

 

 

 

To Top